lunes, 16 de abril de 2018

DULCE TORMENTO (soneto)





Este dulce tormento que me embriaga
trastocando las brumas en colores,
tiene aristas que alivian los dolores
y sutura recuerdos de una llaga.

Este dulce tormento que divaga
como brisa nacida en los albores,
trae versos, sonrisas y candores,
no sabe de caídas ni naufraga.

Me confiere la paz de haber amado
con el alma, con todos los temores,
y aun perdiendo, yo se que habré ganado.

Este dulce tormento está a mi lado
en los tramos finales de lo andado,
un sueño resguardado entre las flores.

Derechos reservados por Ruben Maldonado

jueves, 12 de abril de 2018

DE OTOÑO (10 haikus)



        I)

El viento sopla,

en el árbol añoso

un zorzal trina.

        II)

Frío en el parque.

Las hojas y los niños

corren carreras.

        III)

Un perro flaco

entrecierra los ojos,

acurrucado.

        IV)

A la señora

no le alcanzan las manos:

Naranjas sueltas.

        V)

Van los dos juntos:

Paloma y remolino,

sin rumbo fijo.

       VI)

Pasa la niña,

tras sus pasos lozanos

queda su aroma.

        VII)

Un hombre silba

por la vereda angosta

un tango viejo.

        VIII)

Brilla en el charco

cual moneda de plata

la luna blanca.

       IX)

En el tejado

se asoma sigiloso

¡El gato negro!

        X)

Llega la noche,

en la plaza vacía.

Yo con mis versos.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

Imagen de la web


martes, 20 de marzo de 2018

POESÍA MÍA (II)



“21 de Marzo, Día Mundial de la Poesía”


Bulles en mi mente,
sacudes mi cerebro,
me acercas a la fronda,
al pájaro,
a la sombra,
al arroyo chispeante,
azotas mi modorra
con tus pasos de seda.

Te arropas en la noche,
te cubres con estrellas,
me muestras los reflejos
de luna y de lucero,
te abrigas con nostalgias,
de amor, de sinsabores,
y te duermes conmigo
para vivir mis sueños.

A veces no te encuentro,
te escondes en la bruma
de los inviernos tristes,
de las callejas mudas
donde no existen rimas
ni metáforas al viento,
solamente el ladrido
de algún perro a la nada.

Pero un día regresas
con el frescor del alba
y me invitas a un canto,
un canto por la vida,
un canto de alegría,
y rellenas los blancos
de las hojas vacías
con trinos de jilguero
y primaveras nuevas.

Y te veo en la risa
del pícaro pequeño,
en las manos callosas
del esforzado obrero
y te huelo en la rosa,
en el clavel bermejo,
te presiento en las notas
de algún violín lejano. 

Entonces camino
con un silbo en los labios,
con la brisa que peina
mis canas y mis años,
y le canto al silencio
de veredas lavadas,
le canto a mi canto
y vuelvo a ser un niño
jugueteando contigo.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.


sábado, 25 de noviembre de 2017

UN POEMA PARA LUNA (en sus quince añitos)




Fue ayer que tu madre desató tus trenzas
y al liberarse la negra cabellera,
voló a los aires tu alma quinceañera
cual paloma que se aleja de vergüenzas.

Llevaste a deambular en tu pupila
a la tarde de jilgueros en bandadas
por el reino de los duendes y las hadas,
mariposa de grafitis y mochila.

Tu nombre ha sido bordado por la luna
con destellos que iluminan tu sonrisa,
eres noche con estrellas y eres brisa
que se roba las canciones de la cuna.

Con tus ansias de ilusión, ama la vida,
ámate a ti, no le temas al fracaso
y si encontraras escollos a tu paso,
confía en Dios, jamás te creas vencida.


 Derechos reservados por Ruben Maldonado.


domingo, 6 de agosto de 2017

SONETO SIN ENGAÑO



Llegas vaporosa a mi poesía
con tu aroma sutil y delicado,
a veces te recuestas a mi lado
y pareces un ser de fantasía.

Muere la ensoñación llegando el día
cuando  la última estrella se ha apagado
y lo real da un golpe despiadado.
Sólo queda tu dulce melodía

y estos versos que tratan vanamente
de encontrarte por donde no te encuentras,
de esperarte por donde jamás entras.

Tal vez, quizás, sería coherente
censurar el soneto y sin engaño
olvidar, olvidar. Pero te extraño. 

Derechos reservados por Ruben Maldonado.