lunes, 9 de mayo de 2011

LLEGASTE A MIS SUEÑOS

He sido ingratamente engañado por el sueño,
ese sueño reincidente, tierno  y bueno,
inalcanzable, tan irreal como elocuente.
Anoche llegaste hasta mi lado,
como brisa palpitante de jazmines,
con tu sonrisa de un bosque amanecido
y el canto azul de gaviotas de tus mares.

Caminaste en puntas de pies,
con pies de nubes y tus manos de nubes
me tocaron
en caricias de libre primavera.
Se hizo mío tu costado de tibieza
en las sombras se encendieron las estrellas,
supo la luna de tu música astral de cielos nuevos,
se inquietaron mis manos en tus pechos.

Anoche me engañó el sueño eterno
como al niño que he sido y que no soy,
se llenaron mis labios de tus labios,
cabalgó mi poesía  en tus rincones,
cabalgaron mis ansias en tus ansias…
Y en tu copa gloriosa un febril  vino,
se incendió con mi vino dulcemente.

Mas las nubes escondieron las estrellas
y la luna se perdió tras de los cerros,
se fueron apagando las miradas
y en mi almohada solamente hay un suspiro
que besa el  clavel que me has dejado.


Derechos reservados por Ruben Maldonado

No hay comentarios:

Publicar un comentario