sábado, 14 de mayo de 2011

LOS VERSITOS DEL ABUELO

("Mi vecino, el Duende Azul")

En el fondo de mi casa
habita un duende azul;
Cuando está triste se abraza
con su gato en un baúl.

A veces pasan los días
sin que el enano aparezca
y por esas cosas mías...
lo espié, antes que oscurezca.

¡Lo vi y no lo pude creer…!
Era un mundo de colores,
y  bosques por recorrer
con hadas y hermosas flores.

De los árboles colgaban
deliciosos caramelos,
los chocolates estaban
por los troncos y por los cielos.

Abrí muy grande los ojos
cuando encontré a mi vecino:
Traje azul, zapatos rojos…
con sonrisa de Al Pacino.

Recitaba una poesía,
algún haiku, o un relato…
¡todos de mi autoría!
Y lo escuchaba hasta el gato…

Pero en un agosto helado,
(era una noche serena)
ocurrió lo inesperado...
justo después de la cena.

¡Se le escaparon las hadas
y  se fueron muy  campantes
cantando zambas, rock y baladas
por esos caminos de antes!

Dicen que en la serranía
en noches de luna llena
se escucha la algarabía
con violín, guitarra y quena…

...en tanto en los manantiales,
un gato maúlla (y canta)
bellos versos matinales
al sol que ya se levanta.

Y aquí, desde aquel viejo baúl,
salen rancias melodías
con llantos del duende azul...
en mis más tristes poesías.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

En la imagen, mi nieta Agustina, la hija menor de mi hija mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario