domingo, 21 de agosto de 2011

ENTRE TUS MANOS, NIÑO.

Sí, entre tus manos, niño,
entre tus manos tienes
los puñados sonrientes
de una ternura infinita,
los puñados que fueron
alguna vez de este hombre
de aquel hombre
o de aquel
y se perdieron en odios
en soberbia insolente
vanas  disputas de ciegos
sordos, inentendibles.
Sí, mi pequeño niño,
entre tus manos tienes
esos amores perdidos,
en esas manitos blancas,
en esas manitos negras,
en las manitos tostadas,
qué importa, niño, el color,
qué importa, hombre, el color,
o es que nadie se da cuenta
los que traen estos niños,
traen candor y dulzura,
inocencia y alegría,
muchos traen el dolor
de sus pancitas vacías,
vacías de un alimento,
vacías de amor del hombre.
Y sin embargo ellos tienen
una sonrisa de sol,
un sol para nuestro mundo
que adolece entre penumbras.
Ven conmigo, niño bueno,
quedémonos un momento
a escuchar esta canción,
¡La canción de mi calandria
que hoy canta para vos!

 
Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual 1108219903248)

Ilustración (de la web): niños mapuches. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario