viernes, 30 de septiembre de 2011

PRIMAVERA

 En este día que se incendia en primavera
y huyen de las sierras las penas del invierno
cuando en las retamas
se ensayan trinos nuevos
con carrusel de alas
y mariposas sueltas.

En este día que se ríen pinares
a través de los rayos con cosquillas
y hay tibios corazones
tallados en los troncos
y son música tuya
los rumores acuosos de los manantiales.

En este día en que si quieres
puedes atrapar arrullos entre nubes
dormidas
y nace en cada rosa una poesía fresca.

En este día en que abraza el tiempo
la pintura de ángeles azules
y la alondra es un cielo
y el jiguero es un cielo
y el cielo se hace todo,
lo único que pesa en este día
es  que vos no has venido.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual  1109300172567)

miércoles, 28 de septiembre de 2011

A PARTIR DEL MONDONGO.

Este es un ejercicio que hice por una sugerencia dejada por una compañera de poesías en uno de sus escritos. Gracias, amiga, me divertí y casi me vuelvo loco… por poco. Ahora me persiguen las “o”.

Otoño. “Moncho” Olmos compró mondongo.
Con ocho locos,  lo corroboro, morochos con gorros.

Oloroso! (todos los locos).
Horno roñoso. Porotos, choclo, morrón rojo –dos-, ron,
oporto -sólo sorbos-, col, coco. Todo soso.

¡Olmos cocho goloso! (loco drogón ).
¿Mondongo?  Sobró…
¿Son sordos? (“Moncho”).
¿Nosotros? Nooo (todos los locos).

Como locro con lomo o no como (loco con moño).
Yo no como,  no tomo, no oro, no lloro (loco-motor).

Ohh, son locos, sordos, tontocos (“Moncho”).
¿Nosotros? Nooo (todos los locos).

“Moncho”, tomó, tomó, tomó. Tomó como topo.
Tornó como toro, torvo, tosco. Los botó.
¡Horror! Soltó los dogos.

Loco con moño voló. Yo corro (loco rotoso). Otro rodó,
montó moto con “Loro” Troncoso.
Todos los locos: ¡socorro, socorro! 

¡Botón! ¡Lo borro, bochornoso!  ¡No lo toco! (loco tocólogo).
¡Ogro! Cobró soborno, concordó con chorros (loco rotoso).

Robó con Colotto, troncos,  fogón, bolsos costosos,
por Lobos sollozó por Monzón. ¡Llorón! (loco con moño).

Ojo: compró cotorro fogoso,  fondo frondoso,
codo con codo con Cobos. ¡Forro! (otro loco)

Bobo, soñó con "pocoyo pocoyo" (otro).
 
(¡Nooo, loco!)  Yo corto…  LOG OFF.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual  1109280159572)

ILUSTRACIÓN: los dogos. (En realidad, cachorros de Dogo Argentino).

ACLARACION: Pocoyo pocoyo es el seudónimo de una compañera del foro de poemas. 



lunes, 26 de septiembre de 2011

PORQUE TE AMO

Porque te amo no diré lo que te amo
y el silencio será mi único grito.
En sueños, renaciente como un rito,
estallará el sollozo si te llamo.

No he de decir tu nombre cuando clamo
por este amor que tanto necesito,
a veces por lo bajo lo musito
sin reproches, sin bronca ni reclamo.

Sin embargo tú vives en mis cosas,
se pasea tu sombra entre mis rosas
y como brisa azul de primavera

me deja tu fragancia y tu sonrisa.
Por eso es que mi verso se desliza
silente con mil besos a tu vera. 


Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual  1109270146322)

Ilustración: "Mujer Dormida" de Percival Maury.

domingo, 25 de septiembre de 2011

LA OSCURIDAD DEL ARCO IRIS

Sin ser ni más ni menos que la brisa,
me siento a leer en una plaza.

Imbuido en  letras consabidas,
en palabras asumidas,
en poesía inacabada.

Sin ser más ni menos que la brisa,
a mi lado se acomoda
una pequeña,
mal vestida, atrevida, desfachatada,
locuaz y mentirosa.

Las palomas se comieron mi comida,
si usted pudiera, señor, si usted pudiera.

Ante mi silencio inquisidor ella  repite,

Si usted pudiera , señor… una moneda.

Silencio.

Y otra vez la carasucia que pregunta,

¿Lee usted señor? si me dijera, ¿y qué lee usted señor?

Poesía.

Me encanta la poesía, si pudiera leer
yo leería. Pero no llegué a aprender,
 señor si usted pudiera
leerme a mí un poquito de poesía.

“A veces,
Por supuesto
Usted sonríe
Y no importa lo linda
O lo fea
Lo vieja
O lo joven
Lo mucho
O lo poco
Que usted realmente sea
Sonríe
Cual si fuese
Una revelación
(….)
Y a lo mejor
Si la sonrisa viene
De muy
De muy adentro
Usted puede llorar
Sencillamente
Sin desgarrarse
Sin desesperarse
Sin convocar la muerte
Ni sentirse vacía
Llorar sólo llorar
Entonces su sonrisa
Si todavía existe
Se vuelve un arco iris” (*)

Gracias, señor, es muy hermosa.

Lo es, Benedetti tenía esas cosas,
benditas cosas de la vida
como, por ejemplo, 
 la dulce sonrisa de una mujer.

Hasta luego, señor muchas, muchas gracias,
 (Se despidió con su voz quebrada y lagrimeando).

Ehh, espera, toma este dinero,
cómprate algo de comer,
alcanza para un sándwich y una coca.

Otra vez gracias señor, le dejo un beso.

Con el rostro iluminado de alegría,
sin ser ni más ni menos que la brisa,
esquiva la pequeña los canteros,
apretando el billete fuertemente.

Pero, válgame Dios que al saludarme
blandiendo un bastoncito color blanco
(y su perro indicándole el camino),
caigo en la cuenta de algo que no había reparado:
Ella, quizás,  jamás podría verlo,
aunque en su sonrisa
llevara pintado un Arco Iris.  

Derechos reservado por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual 1109260136814)

(*) Fragmentos de la poesía “Arco Iris” de Mario Benedetti. 


Cuando yo era chico un tío llegó a vivir a casa. Ciego y viejo. Yo le hice de lazarillo mientras él pudo caminar, pasear, tomar aire. En su recuerdo y para todos quienes se encuentran privados de la visión, éstas mis humildes letras.




sábado, 24 de septiembre de 2011

LOS SIETE ENANITOS


I)

(“pequeñez”)

uno tras otro
como duendes del bosque
vienen mis haikus

II)

(“realidad”)

¡qué bendición!
en la villa miseria
se ríe un niño

III)

(“aleteo”)

zumba en pequeño
gira en pequeño. Vuela
un colibrí

IV)

(“atardecer”)

en su atardecer
dejando el cielo en rosa
se escapa el día

V)

(“noche”)

a  mi soledad
la luna le sonríe
¿O lo imagino?

VI)

(“poesía”)

la poesía
descubre sentimientos
llora y se ríe

VII)

(“alma al aire”)

se voló el alma
de una niña en Bahía
hay que buscarla


Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual 1109240127351)

viernes, 23 de septiembre de 2011

10 HAIKUS 10


I)
(“enseguida vuelvo”)

con este frío
la primavera  dijo
vuelvo en un rato

II)
(“oleaje”)

vienen las olas
desvanece su encanto
repetitivo

III)
(“campiña”)

en la campiña
intercambian colores
las mariposas

IV)
(“concierto”)

se acalla el bosque
para oír el concierto
de ruiseñores

V)
(“sol”)

de tanto en tanto
un rayo me saluda
entre el ramaje

VI)
(“indiferencia”)

nadie la mira
suspendida en el aire
una cometa

VII)
(“fascinación”)

en cambio al niño
se le llenan los ojos
de tanto cielo

VIII)
(“inspiración”)

en cada estrella
la inspiración enciende
algún poema

IX)
(“mirada”)

estoy cautivo
y vos tenés las llaves
en tu mirada

X)
(“besos”)

en tu sonrisa
caben todos mis besos
y mis temores

Derechos reservados por Ruben Maldonado
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual  1109220116382)




sábado, 10 de septiembre de 2011

ÚLTIMAMENTE (soneto)

De pronto mis ideas enloquecen
montan las nubes y huyen raudamente.
Sin permitir amarras en mi mente,
los versos sin ser versos desvanecen.

Primavera cercana. Reverdecen
los jardines con sol, alegremente,
sin embargo el poema,  indiferente,
se esconde de las flores que se mecen.

Ocupa el pensamiento su sonrisa
y su voz que aparece entre la brisa.
Abarca  el pensamiento recurrente,

la dulzura que nace en su mirada
y  asoma como tibia madrugada.
No tengo más en qué pensar, últimamente.


Derechos reservados por Ruben Maldonado
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual 1109090033048)

martes, 6 de septiembre de 2011

UN DÍA ESPECIAL

Hoy es un día especial. Igual que todos.
No tengo la angustia que ayer tenía
ni bailotea en mis bolsillos la alegría.

Es especial, hasta lo llamaría híbrido.
No hace frío ni calor, no hay brisas,
los pajaritos cantan, el sol se ríe del invierno
y el almanaque me dice que hoy es cuatro.

Agosto se quedó atrapado en las ventanas,
mirando las inertes hojas  que se quitaron  la vida
lanzándose del alto del nogal y quedaron  amarillas.
Y ya es setiembre.

El perro del vecino duerme su siesta habitual,
para luego aullarle a la luna, a las estrellas,
a los gatos y a todo lo que se mueve o no se mueve,
a eso de las dos, tres o cuatro de la madrugada.

Y yo tengo ante mí este teclado.
Esto es un teclado y tiene letras.
Hay que posar los dedos sobre ellas,
 -suavemente-
dejar que salga lo que venga a la cabeza,
total, no soy buen escritor ni buen poeta,
pues si lo fuera no estaría aquí (alguien lo dijo).

Pero hoy no tengo, no ha venido,
algo lindo que despierte mi sentido,
si sale alguna rima es un suceso
y entonces mezclo todo y a la bolsa.

Quise hacer un poema en inglés
y lo único que sé decir es “yes”,
entonces desisto de ese intento:
volver a lo mío es el asunto.

Erotismo, que se yo, mucho he leído
y algo también escribí y lo he perdido,
de resultas de lo cual ya no recuerdo
de modos, de palabras ni de poses.

Me quedo pensando en su sonrisa,
en sus ojos, en su ternura y me doy cuenta
que hoy no es cuatro sino siete.

Es un día especial, no tiene nada de bonito y es bonito.



Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual 1109070010984)

MARGARITAS

Deshojando margaritas
casi arruino mi jardín.
Me pasé a lo de Evelyn
por esas flores benditas.

Me quiere mucho, poquito,  nada.
En eso estaba enfrascado,
cuando siento a mi costado
a la vecina enojada.

Mi explicación incompleta
se perdió en la medianera:
salté de cualquier manera
al verla con la escopeta.

Yo le quería aclarar
pero ella más se enojaba
y viendo que me apuntaba
no tuve más que escapar.

A veces uno no entiende
a estas personas sin alma,
el macho pierde la calma
cuando el amor lo enciende.

O quizás tenga razón
pues  al espiar sus florcitas
deshojadas y marchitas…
Se me partió el corazón. 

Y mire usted que crueldad:
los pétalos me engañaban,
o tal vez se equivocaban,
no decían la verdad.

¡Y se aclaró mi sesera!
¡La casa de las viejitas!
ellas tienen margaritas…
Y fui por una escalera.

Cuando crucé ya era tarde,
porque me olvidé una cosa:
¡Los perros de doña Rosa!
(¡si usted supiera cómo arde!)

Como dijo Saborido:
“No deshojes margaritas,
mienten, las muy bonitas,
y puedes terminar dolido”.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual 1109060004313)

Si no se ríen, me enojo. Y si se ríen también, qué joder. (ja ja).

A MI MAESTRA

Mi verso tiene puntitos,
son puntitos suspensivos…
Porque me quedé pensando
en tu vida de maestra,
que siempre es punto y seguido.
Tal vez un pequeño paréntesis
(muy pequeño, pequeñito)
y vuelta otra vez a la lucha
de letras, comas y dos puntos:
Atesoras las palabras
que se llevarán tus chicos,
en su mochila repleta
de números y cariños.
Dibujas cielo y sonrisas,
pájaro, trinos y estrellas,
regalas un punto y coma;
les quitas dudas a los signos
???????????????????????
que admirados te saludan!!!!
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Habrá acá que sumar
tu infinita paciencia,
tu ternura, tu sapiencia,
y  tu amor por la docencia.
Restarle las amarguras
que son un punto y aparte.
Dividamos una torta
en partes proporcionales,
multipliquemos las risas,
volvamos a sumar besos
y los ¡FELICIDADES, SEÑO!

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual  1109060009349)


lunes, 5 de septiembre de 2011

BONITA BUENOS AIRES (el encuentro)

(Dedicado a Boris, Alicia, Susy, Andrea, Lucy, Carlos y Luis. Gracias amigos por tanto cariño)

Buenos Aires parecía,
más bonita al mediodía,
con su gente presurosa
y una amenaza de lluvia.

Santa Fe y Coronel Díaz
no es una esquina cualquiera,
es la esquina del encuentro
del abrazo y de las risas.

Es esquina de emociones
que llegaron de la mano
de un puñadito de amigos,
amigos en la poesía.

Y se cruzaron en charlas
y  hubo sonrisas y brindis,
anécdotas, cuentos, cosas
de la familia y del barrio.

Es difícil de explicarlo
siendo algo tan sencillo,
porque así sienten los poetas,
estos poetas del alma.

Que agregar más si regreso
con el corazón henchido,
me llevo su gran cariño
y  les dejo todo el mío.

Y al volver la vista atrás,
con un sol rojo cayendo,
Buenos Aires parecía…
más bonita todavía.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual  1109059997374)

domingo, 4 de septiembre de 2011

DIGAMOS...


Digamos, sin ser muy finos,
que te quiero de a montones,
que cuando dices “mi cielo”
mi cielo se hace fiesta y enloquece.

Digamos, sin ser muy pulcros,
que te amo desde aquí
hasta Oxford, por ejemplo,
o una vuelta al mundo, o dos, o tres.

Digamos, sin ser poeta,
que en tus ojos se anidan las estrellas
y tu sonrisa es reflejo de la luna,
o del sol, sin ir más lejos.

Digamos que quisiera ser la luz
de tu ventana que llena tus espacios
o las brisas que  besan
suavemente tu paso en las veredas.

Digamos que quisiera ser tu otoño
de hojas rotas, tu dulce primavera
y los suspiros que guardan los rosales,
o cada hora de tu vida, eso quisiera.

Digamos que te amo así de simple,
con un poema entre mis labios
con palabras que vuelan con las aves
y canciones que nacen de sus trinos.

Digamos que yo quisiera escribir
cosas hermosas, cosas que digan
lo mucho que te amo y a veces,
muchas veces, no me salen, se me traban

y no me queda más que esto,
es decir, digamos, que te amo,
muchísimo te amo.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual 1109049993126)