domingo, 4 de septiembre de 2011

DIGAMOS...


Digamos, sin ser muy finos,
que te quiero de a montones,
que cuando dices “mi cielo”
mi cielo se hace fiesta y enloquece.

Digamos, sin ser muy pulcros,
que te amo desde aquí
hasta Oxford, por ejemplo,
o una vuelta al mundo, o dos, o tres.

Digamos, sin ser poeta,
que en tus ojos se anidan las estrellas
y tu sonrisa es reflejo de la luna,
o del sol, sin ir más lejos.

Digamos que quisiera ser la luz
de tu ventana que llena tus espacios
o las brisas que  besan
suavemente tu paso en las veredas.

Digamos que quisiera ser tu otoño
de hojas rotas, tu dulce primavera
y los suspiros que guardan los rosales,
o cada hora de tu vida, eso quisiera.

Digamos que te amo así de simple,
con un poema entre mis labios
con palabras que vuelan con las aves
y canciones que nacen de sus trinos.

Digamos que yo quisiera escribir
cosas hermosas, cosas que digan
lo mucho que te amo y a veces,
muchas veces, no me salen, se me traban

y no me queda más que esto,
es decir, digamos, que te amo,
muchísimo te amo.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual 1109049993126)

1 comentario: