lunes, 10 de octubre de 2011

ANSIEDAD


Tengo la ansiedad de punta en blanco,
ansiedad por tatuar,  en todo caso,
un grafiti en cada puerta, en cada vaso
o en la riesgosa orilla del barranco.

Limar las aristas del olvido
con dulzor celeste de neblina,
despejar de alborada la retina
y saberme al fin quien soy o quien he sido.

Tengo el afán disimulado
de asociarme a las nubes y a sus pasos,
anochecer con la luna entre mis brazos
y fundirme  con un sueño desangrado.

Veo a mi siniestra el cielo azul,  y a la derecha
polvoriento camino que transito,
un tiempo de relojes no infinito
y un confín que se acorta y que se estrecha.

Tengo el temor de los temores,
colmadas las alforjas de vacío,
se descuelgan al paso de mi río
vacuas  hojas de vívidos amores.

Asumo las nieves de todos los inviernos
cayendo mansamente ante mis ojos,
uno a uno se quedan los abrojos
en mis manos sin versos ni cuadernos.

Sin embargo,  tengo la ansiedad de punta en blanco
por  pintarte un paisaje en cada trino,
una luna en el estanque cristalino,
una mutisia que asome del  barranco.

Tengo una necesidad que me provoca
el tallar tu nombre en cada cosa,
guardar tu fragancia en cada rosa
y no morir sin las mieles de tu boca.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual   1110110269903)






No hay comentarios:

Publicar un comentario