lunes, 17 de octubre de 2011

BELLA CALANDRIA

¡Hermoso día, mi amiga calandria!
veremos cómo has venido de entonada;
trina mi bella,  que la vida canta en ti
y el aire se llena con tus notas.

En la más alta rama del nogal añoso,
tu melodía pende y de allí ensayas cantares
con  tus trinos de límpida alegría 
y el encanto  de música exquisita.

Trina mi bella, que la vida canta en ti;
es más azul el azul del firmamento,
se contentan las flores con tu silbo,
y brilloso  se ve tu blanco pecho.

Déjame tu raudal sonoro y  mañanero,
no te vayas aún que quiero oírte,
mientras cantas yo te haré una poesía
que quiera emular a tu belleza.

Trina mi bella, que la vida canta en ti,
en la sencillez de tu gris plumaje,
en el alborozo de tus notas nuevas
y en tu vuelo que ensaya una partida.

Pero sé que no emigrarás  como los otros
y así cuando el sol despunte en la mañana,
volverás a cantar en mi ventana,
y yo le ofreceré este  poema  a tu simpleza.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual 1110170317569)

No hay comentarios:

Publicar un comentario