martes, 4 de octubre de 2011

LAS PALABRAS

Fluyen, se esconden, se entorpecen,
salen  a la luz, crecen un tanto, descansan, se reservan.
Son caprichosas, suaves, jactanciosas,
son amorosas, brutales, pecadoras.

Son cantares cristalinos del arroyo,
repiquetear de lluvia persistente,
del aura tibia su lánguido lamento,
son música al decir su nombre.

Son vitales, triviales o letales,
son filosas, son pasión y son desvelo.
Con ellas nacen discordias y entredichos,
amistades, amores y emociones.

Son cuna de arrullos de ternura,
son terciopelo de rosa nacarada,
son espinas en el corazón clavadas,
desazón, olvidos y perdones.

Son misterio, lucidez, son alegría,
son la simiente del poeta iluminado,
son del maestro la sapiente muestra,
son adiós, recuerdos y amarguras.

Serán vestigios  claros de la historia,
el amor gritado a cuatro vientos,
la mentira mordaz y agazapada,
sinceridad, burla, desconsuelo.


(Procura que no sean las tuyas
las que por su liviandad se lleve el viento,
menos aún aquellas otras que sin pensar se arrojan
como dardos cargados de ponzoña).


Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual 1110040218675)

No hay comentarios:

Publicar un comentario