sábado, 31 de diciembre de 2011

EL ÚLTIMO DEL AÑO.

"El único símbolo de superioridad que conozco es la bondad."
(Ludwig van Beethoven)

Ni el más largo, ni el más corto,
ni el bello ni el más burdo,
sólo un humilde poema
que le agradece a la vida
haber visto amaneceres,
el reflejo de los lagos,
la montaña con su nieve.
Haber oído los trinos,
el cantar de los arroyos,
la música de los bosques,
el rumor del mar extenso.
Haber olido el perfume
de la flor y el pan casero,
caminar entre la niebla
o con soles que apabullan,
haber mirado crepúsculos
de azulgrana y brisas tibias,
haber visto las estrellas
y los cambios de la luna,
haber soñado quimeras
y haber amado en silencio.
Haber sentido el cariño
especial de hijos y nietos,
de hermanos y de sobrinos,
de amigos y compañeros.
Por eso yo le agradezco
a la vida y al Dios mío,
tantas cosas que he vivido,
tantas poesías al viento,
las sonrisas de los niños,
la adolescente frescura,
la experiencia de los viejos
y un “te amo” que se mece
en cada nube que pasa,
en el eco de la sierra
y cada rincón del alma.


Mis mejores deseos de felicidad para todos, que este año que pronto se inicia nos haga mejores personas, más comprensivas, más bondadosas, más solidarias, más humildes, más amantes de la naturaleza, más respetuosas del prójimo, más fraternales y amigas.  ¡FELIZ AÑO NUEVO!

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Registro Propiedad Intelectual 1112310831683)

1 comentario:

  1. Rubén, hasta el último poema del año, encuentro esa frecura, esa ternura que destlias en cada entrega, y comparto tu saludo a pleno, amigo, seamos mejores personas cada día, es cuestión de proponérselo y lo lograremos.Espero nos volvamos a encontrar por aquí de la mano de lo que amamos la poesía y la amistad
    beatriz

    ResponderEliminar