viernes, 16 de diciembre de 2011

PASA EL RÍO

Rumoroso, con sones de jilgueros
y  arremolinada prisa,
cuitas recibe en su curso curvilíneo
abrazando temores,
disipando tristezas.
Pasa el río y me lleva a su sonrisa,
como el viento pasa
y es voz de distancia,
temblor de ausencia
y oración al día.
Paciente lavador del llanto
de los sauces
y otros llantos reprimidos,
escondidos en las sombras
que acarician las brisas.
Pasa el río y me lleva a su mirada
cristalina y fresca,
con avidez de amor, de paisaje
y de colores.
Sigue el agua su camino milenario,
cantándole al entorno
de escondrijos vegetales,
hieren los ojos de espuma
destellos del mismo sol
que entibia campiñas
de verdes otoñales y lejanos.
¿Acaso pasa el río nombrándola
o  lo imagina el ensueño
azul en movimiento?
Similar al oleaje
que repiquetea en la piedra,
golpea en mis labios
su nombre,
llenándose la tarde de alegría
con el solo pensarle,
tibiamente.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Certificado Propiedad Intelectual  1112160757614)



No hay comentarios:

Publicar un comentario