martes, 25 de diciembre de 2012

MIRA LA LUNA (tanka)

Mira la Luna:


Déjame tu mirada


en su reflejo


y en sus hebras de plata


hílame tu sonrisa.



Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Fotografía de Silvia B. Calderón)


 El tanka es un tipo de poesía tradicional japonesa. Consta de cinco versos de 5-7-5-7-7 sílabas.


viernes, 14 de diciembre de 2012

UN DÍA EL AYER ERA TAN POCO...



Un día el ayer era tan poco
que alcanzaban dos manecitas para contenerlo.
Cantaba el viento entre silvestres flores,
y se subía al médano
a  corretear  desde el arbusto gris
al tamarisco seco
y  desde el tamarisco seco
al arbusto gris. 
Se hacía remolino veraniego
con danzantes papelitos blancos
en lo alto
y  luego bajaba  a despeinarnos
y  a bailar con los crisantemos.
Sin ningún apremio pasaban las horas
los días y los meses,
la gente era enorme
y el camino era tan largo
como lejos estaba el horizonte.
De a poco se fue abriendo el cortinado
que cubría realidades.
Entonces se comenzaba a comprender
que no todo era felicidad,
que el mundo era más grande de lo imaginado
que no  había campos de girasoles
al final del pueblo
(sólo desierto y más desierto),
y que sí habían inentendibles lágrimas por caer
y dolores que quedaban atrapados en el pecho .
El camino se veía más corto
y  el horizonte se nos venía encima.
Es que de pronto todo se volvió premura,
apenas un beso de años,
una caricia de un invierno largo
y las pequeñas muertes debajo de la alfombra.
Ahora - sí, ahora-, todo se sosiega.
Y vuelven a ser lentas las horas,
los días, los meses y los años,
como un avance a desgano
hacia la anchura de un mar petrificado,
hacia el naufragio final en la honda noche.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

DECEMBER 10

aunque  anochece
su nombre y su sonrisa
vienen conmigo

Cuando el  otoño se hace primavera
en el blanco despertar de su sonrisa
y  de sus suaves manos nacen  armónicas las brisas
arrullando la paz de los jardines;

Cuando su transitar deleita
a los lirios, rosas y azucenas
y  sus pasos alados
invaden las huellas de gnomos saltarines;

Cuando toda ella  es un aroma,
un rumor de poesía entre la niebla,
una danza de rocío a cielo abierto,  
una inquieta ternura en calles viejas…

A lo lejos,
se deshojan mis pupilas por mirarle,
rebosa el pensamiento de caricias
y  se endulzan mis labios al imaginar sus besos.

Ilusoriamente, en su tibieza se guarecen
mis lágrimas resecas,  mis ojos cansados de horizontes,
y los vientos  sabedores de vacíos
cuelgan en las horas los ecos de su nombre.

Mis calles, mis veredas, mis momentos,
mis pequeñas cosas,
y  ella que desnuda mi mundo a su antojo
y  se queda a dormir entre mis sueños.

Ella, sólo ella.  Y yo,  solo,  conviviendo con su imagen,
adivinando su mirar hacia  las nubes
en el platear somnoliento de la luna,
en el mudo y nostálgico palpitar de las estrellas.

Ella, sólo ella en el suspiro amarillo de trigales,
en la fatiga de doblados eucaliptus,
en la coqueta montaña con pompón de nieve,
en el claro oleaje del lago azul-verdoso.

¿Qué sabe de todo esto la calandria
que con su trino alegra hoy el alba?
¿Qué sabe de todo esto el arroyo que entona
en su murmullo los versos que a ella le dedico?

Es que quizás en un sonámbulo andar
de noches vacías, de días huecos,
he compartido mi amor y mi desvelo con ellos
y con el rojo clavel que asoma en mi ventana.

Ella, sólo ella en la risa de una niña,
en la espina que no agrede ni lastima,
en el clamor que le llama entre las sombras,
en un reflejo de luz en el vino del silencio.

Otra vez vagará mi poesía hacia su pecho
y  aquella melodía que arroba mi alma
junto a una rosa llegará a su alcoba,
hoy, December 10, en este día que es su día.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.   

Imagen: Paisaje cordillerano en cercanías de El Bolsón, Río Negro, Patagonia Argentina.


sábado, 13 de octubre de 2012

SONETO PARA MI HERMANO.

Qué sabe la distancia de cariño,
si al abrazar el viento estás conmigo
y siento tu calor como el abrigo
que me supiste dar cuando era niño.

Qué sabe el calendario de cariño
si el tiempo más que hermano te hizo amigo,
no obstante lo lejano, estoy contigo
y mi verso te acerca un dulce guiño.

Este lento caminar de hoy en día
me trae la tibieza de tu mano,
no pesa el encontrar rostros huraños,

recordar tu sonrisa es alegría.
Es mi amor hacia vos, querido hermano,
que llega en la brisa a tu cumpleaños.


Derechos reservados por Ruben Maldonado. 

(Safe Creative Registro Propiedad Intelectual  1308025524822)

Dedicado con todo cariño a mi hermano Eduardo, que celebra hoy un nuevo cumpleaños.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

MI SUPERHÉROE (soneto doblado).

A veces, muchas veces, tengo miedo.
Perdido en el enredo,
en la maraña gris de pensamientos,
me debato buscando los momentos
que borren los tormentos,
y me den la dulce uva del viñedo.

Y están las oraciones de mi credo;
marcados por mi dedo
los versos alejando desalientos,
un trino de ave, el silbo de los vientos.
Pero mis decaimientos
huyen sin combatir ante el denuedo

de mi héroe, al encuentro de otra hazaña.
Sus armas: el candor de una sonrisa,
su hablar a toda prisa,
el pícaro mohín que le acompaña.

A mi tristeza su alegría empaña,
es caricia, dulzura en una brisa
que rauda  se desliza
¡y me entrega su abrazo de hombre araña!



Derechos reservados por Ruben Maldonado.



El soneto doble o soneto doblado es una variante del soneto que consiste en añadir un verso heptasílabo tras cada verso impar de los cuartetos (1º,3º,5º,7º) y otro tras el segundo de cada terceto (10º y 13º), con lo que el poema resultante tiene, en lugar de los catorce versos canónicos, veinte: catorce endecasílabos y seis heptasílabos (Wikipedia). Difícil. Y lo volví a intentar.


IMAGEN: Fidel, mi nieto menor, mi superhéroe.

sábado, 22 de septiembre de 2012

DIME TÚ SI EN LA CALLE ES PRIMAVERA (soneto doblado)

¿Renacerá el cantar entre las cosas
con notas melodiosas
desde el trino del ave alborozada?
¿Encenderá la vida aletargada
un sol de madrugada
y abrirán los capullos de las rosas?

¿Serán brincos de luz las mariposas
en vuelo, majestuosas,
rodeando a la niña enamorada?
Los versos de mi mente ilusionada
¿Harán de su almohada
un nido de caricias primorosas?

Dime tú si blanquea ya el ciruelo,
si las flores que adornan la cornisa
aroman ya la brisa,
si hay nubes de algodón surcando el cielo.

Dime si es primavera el nuevo velo,
que tengo una mirada  que se agrisa
en su ausente sonrisa
y en la pupila amarga del desvelo.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Fotografía de Silvia Calderón)


El soneto doble o soneto doblado es una variante del soneto que consiste en añadir un verso heptasílabo tras cada verso impar de los cuartetos (1º,3º,5º,7º) y otro tras el segundo de cada terceto (10º y 13º), con lo que el poema resultante tiene, en lugar de los catorce versos canónicos, veinte: catorce endecasílabos y seis heptasílabos (Wikipedia). Difícil. Por lo menos, lo intenté.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

AQUEL LOCO QUE BEBÍA PRIMAVERAS



Canturreaba estrofas de una canción de cuna,
un tango incompleto con versos de Gardel,

una chaqueta pobre y su alma al viento,
en tanto la llovizna caía horizontal.

Cruzaba la avenida liviano cual gacela,
dejando a su paso un halo de emoción,
en cada mesa ofrecía un ramo violetas
y una estampita humilde de extraña santidad.

Un hambre acostumbrada, un frío visceral
de ayuno obligado en cada amanecer,
hacía caso omiso a los platos servidos
con una sonrisa dulce y un canto a media voz.

Volviendo ya sus pasos a recoger lo poco,
(tres o cuatro monedas e indiferencia atroz),
sus ojos dos gorriones que salpicaban niebla
y un sutil piropo a una muchacha en flor.

Y se escribió un verso en sus anchas solapas,
ajeno a la barahúnda de marchas piqueteras
brincó entre canteros repletos de violetas,
con saltos de alegría y bullicios de color.

A través de un manto de palomas inquietas
y el vuelo de mariposas pintadas con crayón,
la voz de las campanas resbalaba en los rostros
con semblantes adustos de la gente al pasar.

Allá se va el loco lindo con ramos de ternura,
su sombrerito  suizo y su pantalón de “yin”
bebiéndose de a sorbos aquella primavera,
aquella primavera de nunca terminar.



Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 18 de septiembre de 2012

LA INSPIRACIÓN EN TU MIRADA (haiku y soneto)

 








bajo la luna
tu nombre va conmigo
entre mis versos

Buscando inspiración volví a mi infancia,
subí descalzo a tibios arenales,
me miré reflejado en los cristales
de un ventanal perdido en la distancia.

Pensé en la flor silvestre y su fragancia
dando luz a los sucios arrabales,
le sustraje un grafiti a los murales
con un verso de loca disonancia.

Buscando inspiración entre despojos,
las rimas oxidadas de un poema
huyeron de su débil esqueleto. 

Desvanece la tarde con sus rojos
y entre sombras de olvido o de dilema            
resuena su silencio, como un reto.    

(En la luna saliente hallé tus ojos
y con el mismo amor que duele y quema,
a tu ternura le escribí un soneto)


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

lunes, 3 de septiembre de 2012

LEJOS (soneto)

 



Muy lejos su puerto, lejos su mano,
el arcano silencio de sus ojos
señoreando por claveles rojos,
lejos el dulce acorde de su piano.

Lejos mi oda, mi luna a contramano,
mi tango con estrellas en manojos,
mi cobarde osadía, mis arrojos,
más lejos la ilusión de un sueño vano.

La noche ata su azul melancolía
en las sombras de calles somnolientas,
un maullido cae de la cornisa

como agria y taciturna melodía.
El alba desborda el gris de horas lentas
cuando el día se queda en su sonrisa.

(El viento alza al cielo mi poesía
hilvanada en horas largas, sedientas
de sus besos que llegan en la brisa)


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

domingo, 2 de septiembre de 2012

HUSMEANDO RINCONES

Husmeando rincones, encontré en setiembre
muchísimas cosas que perdí en diciembre.
Hallé, por ejemplo, un bello zapato
del que no sabía desde hace rato.

Arrumbado estaba, ya muy silencioso
un simple soneto, suave y cadencioso.
Una foto mía (no es la preferida)
más vale se quede por allí perdida.

Un sombrero viejo, muy deshilachado
lo usaba a lo guapo, ladeado a un costado.
¡Allí estaba el gato, desaparecido,
entre tanto lío, desapercibido!

Había un muy bello ramo de jazmines,
que como al descuido robé en los jardines.
¡Si vieran que hermosas eran esas flores!
( las hallé marchitas y sin los colores).

Como siempre ocurre había una rima
que por no ser linda, la quité de encima.
Ahora mirando lo que a diario escribo,
me parece buena. Seré compasivo.

Encontré dos medias de color distinto,
ya que es mucho el lío: es un laberinto.
Y habré andado tanto, yo diría meses,
con dos calcetines nada parecidos, puestos en mis pies…ses.

A veces no es fácil encontrar la rima.
Le dije lo mismo, lo mismo,  a mi prima...
búscame una rima y una chica esbelta
para que me arregle mi casa revuelta.

En algunos diarios yo puse este aviso:
“Señorita joven, muy linda,  preciso.
No se necesita mucho de experiencia,
de a poco se aprende (tesón y paciencia)”.

Pero nadie vino. Y me hago solo
lo que necesito, sin más protocolo.
Para despedirme, sin ningún distingo
les deseo a todos, un ¡FELIZ DOMINGO!

Derechos reservados por Ruben Maldonado.




sábado, 1 de septiembre de 2012

EL GATO (soneto)

Sagaz sombra que espera agazapada,
lomo erizado y máxima agudeza.
Ágil salto para atrapar la presa
que aprisiona su garra despiadada.

Fiero aullido en la lucha desatada,
encorvado animal, uña y fiereza...
de pronto deja todo con presteza
suspendiendo postrera dentellada.

Se apaciguan los giros del ovillo;
la lengua del que fuera cruel barcino
se hunde y hunde en la leche, su destino.

Cuando ni un resto queda en el platillo,
se cobija en su sueño de felino
sin saber si es leopardo o es minino.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

EL PINO (soneto)

Soberbio patriarca de verde sombra
que encañona a los cielos con su flecha,
despojado de invierno, ya sin fecha,
sólo el viento te mueve y te renombra.

Torre triangular que a la vista asombra,
refugio de aves si la lluvia acecha,
tu estructura vital, siempre derecha,
emerge entre el yuyal, frondosa alfombra.

De la bruma tu encanto se enaltece
cuando la luz anuncia un nuevo día
y una azul sinfonía hecha de trino

despierta la quietud: es que amanece.
Mi temprana oración se hace alegría
admirando tu estampa, añoso pino.



Derechos reservados por Ruben Maldonado.

miércoles, 29 de agosto de 2012

VERSO EFÍMERO (tanka)

Tenía un haiku


escrito en esta mano


con tinta negra.


Lo ha borrado el jabón,


sólo quedan arrugas.



Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 28 de agosto de 2012

USTED ME INSPIRA

Caen las hojas
henchidas de poemas.
Sueños de ocaso

¿Sabe? Usted me inspira.
Trae en su mirada la sombra de los bosques
y el sol de las campiñas.

Adivino el aroma de su piel  al vislumbrarle
a lo lejos caminar,
como si en su falda suspirasen
mariposas de colores
y  jazmines venteando primaveras.

La imagino entre acordes de violín,
Usted con sus pequeñas manos
en un vals de ensueño,
yo entre las notas de un tango exiliado,
náufrago en los mares de las dudas.

Pero Usted me inspira y vuelve a resurgir la poesía,
la poesía que le habla a sus labios rojos
y musita suavemente en sus oídos:
Que hermosa que es Usted, cuánto me inspira.

Miraba la luna y pensaba en su sonrisa,
las estrellas me trajeron el brillo de sus ojos
y en la brisa que traspasa la arboleda
me pareció oír mi nombre
de su voz melancólica y distante.

Delirio de tibieza entre sus brazos
es mi sueño que atraviesa tiempos
y desvanece en los escombros de las horas.

En esta fría noche de invierno,
donde galopan soledades
en los mustios paisajes de la nada,
Usted con su sonrosado candor…

¡Vaya si me inspira!


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

lunes, 27 de agosto de 2012

LA LUNA ES PROPIEDAD DE LOS POETAS


(besa la luna

amapolas y lirios

entre el silencio)

                                                                             
A ver si nos entendemos.
Por más que la civilización luche por alcanzarla,
la Luna seguirá siendo propiedad de los poetas.
La tenemos en resguardo para mirarla
cuando la nostalgia golpea puertas y ventanas
con su silencio que nos grita por dentro.
La hemos visto llorar lágrimas plateadas
acompañando los mutismos  del dolor de ausencia.
                                                                              (nada quedará
                                                                               aunque alumbres mis versos
                                                                               querida luna)

Ha iluminado el beso trasnochado y la sonrisa,
se ha reflejado en ojos colmados de amor y de ternura,
ha caminado de la mano de los enamorados
por las veredas del  ensueño y del nunca despertar.
Ha vertido su claridad en pieles desnudas
de agotados cuerpos a través de laxos cortinajes
y  ha acompañado gemidos y suspiros con su sereno mirar.
                                                                              (de la ventana
                                                                               un destello de plata
                                                                               besa sus senos)

Entonces, cuando ella se esconde en la penumbra,
habrá de resurgir en las letras de algún poeta
que jamás olvidará que existe, que está,
que es un espejo redondo pleno de ensoñación
y  de misterio. La Luna, su Luna, la que muchas veces
en su humildad, es sólo un disco que tiembla
en un charco dejado por la lluvia.
                                                                               (su luz la roban
                                                                                los dueños de la charca
                                                                                sapos cantores)

Me niego a imaginarla poblada de superficiales vidas,
loteados sus reflejos, horadada su mansedumbre,
clara y pura inspiración de la poesía.
No me salgan con convenios de potencias,
al diablo con estudios de astrofísica,
nada que hacer hombrecillos con escafandra,
menos aún robots de latón sin sentimientos.

Por todo eso y más, señores –a ver si nos entendemos- ,
la Luna es y será propiedad de los poetas. 

De cristal, de oro, hada entre las hadas de la noche,
reina de los cielos,
por vos, por mí, por los desvelos,
quiero su luz en nuestras manos enlazadas.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

Fotografía de Silvia Calderón.

sábado, 25 de agosto de 2012

HAIKU (soleada)

al  sol de agosto

la mariposa ignora

que está en invierno


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 21 de agosto de 2012

HE VISTO TU SONRISA

 He visto tu sonrisa despertando
alegres duendes que merodean mi ventana,
sacudiendo los húmedos trinos que allá afuera
se adormecen en la niebla del silencio.

He visto tu sonrisa reflejada
en la cristalina inquietud de la llovizna,
trepada en un rocío de amapolas
y  un temeroso mirar de cervatillo herido.

Bienvenida tu sonrisa  que en la nube
hace decrecer tristeza y sombra,
puebla de candor andenes fríos
y  pinta el aire con melodías nuevas.

Bienvenida tu  sonrisa a mi letargo
donde reina el gris hastío
y  rondan la poesía
fantasmales visiones del ocaso.

He visto tu sonrisa, ilusión dibujada
en los espejos,
en cristales de somnolienta umbría,
en el agobio de un rancio calendario.

He visto tu sonrisa aparecida
como un rayo de sol entre celajes
entibiando en la pampa interminable
varas de oro del  trigal maduro.

Bienvenida tu sonrisa que ahuyenta
la ceniza de la rosa
y  aroma los rincones de la ausencia
con el breve vocablo de tu nombre.

Bienvenida tu sonrisa que en la bruma,
bordará con el rojo de tu boca
el sueño enternecido de mi noche,
el sueño mío en donde están tus besos.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

Fotografía de Silvia Calderón.

lunes, 20 de agosto de 2012

TRISTEZA (soneto)

Penumbra. Gris de oscuro pensamiento.
Llega la noche, un lienzo de cenizas,
humedecido canto entre las brisas
que marca su compás tan frío y lento.

Se aborta en el inicio todo intento
de engalanar  los versos con sonrisas,
en el cristal son lágrimas plomizas
pequeñas gotas que acaricia el viento.

Horrible sensación la de estar triste:
el silencio rebota en las paredes
y comienza a calar hasta los huesos.

La nostalgia, que con la bruma embiste,
teje sin compasión oscuras redes
donde vanos  anhelos quedan presos.

(Y en mi ser, que combate y que resiste
nace un rezo, un clamor, que tú te quedes
en mi sueño, sediento de tus besos)



Derechos reservados por Ruben Maldonado.

HAIKU (lágrima)



pequeño verso

cae como una lágrima

sobre la rosa


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 14 de agosto de 2012

AL PARECER FUE UN ADIÓS (prosa)


"Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida" - Mario Benedetti

Es obvio y evidente que ellos no hablan de cosas simples o sin importancia. Entonces uno, haciendo honor a aquello de que “el diablo sabe por diablo, pero más sabe por viejo”, o lo otro, mejor,  de que “el zorro pierde el pelo, pero no las mañas”, se detiene a atarse los cordones de los zapatos, aunque no existan tales cordones, ya que los mocasines no los tienen. Y yo uso mocasiones.

Dejemos por ahí lo del diablo. No quiero hablar de él, no me simpatiza. Pero el zorro… el zorro es tan astuto que siempre para la oreja para aprender de los ruidos del entorno, incluso  hasta  las murmuraciones de la gente en salvaguarda de su vida. Yo he visto zorros, en el campo atándose los cordones de los zapatos, disimuladamente, solamente para escuchar.

Pero este zorro ha olvidado que se olvida de las cosas y entonces se olvidó
que está un poco sordo y la distancia no le permite oír más que el soplido del viento que viene desde el otro lado.

Eso sí,  parece que el tema es grave, porque él baja de la vereda y patea una piedrita y ella dibuja círculos con la puntita de su delicado piececito, dibujando tantas curvas como el más intrincado circuito de Fórmula Uno. Tiene los brazos cruzados  y su cuerpo apoyado en la pared.

Y él vuelve, con ampulosos ademanes –no me gusta este tipo, más me gusta la señorita-,  y ella mira hacia el piso, en donde el círculo antes dibujado no está y si existe alguna lagrimita que ha caído temblorosa. 

A su lado pasa una pareja mirándose a los ojos sin importarle nada de nada, más que sus reflejos en los otros ojos. Y ellos, cada uno por su lado, los miran con odio, mejor dicho debe ser  envidia.

Y me miran a mí, quizás imaginándose que estoy tratando de inmiscuirme en sus asuntos o tal vez se han percatado  que mi calzado no tiene cordones y que estoy haciendo nudos de aire solamente.

No es así, siguen su charla. O sea, cesa su charla y el muchacho se acerca a la chica y se ve que no sabe si darle la mano o darle un beso. Y opta por lo segundo… en la mejilla.

Coloca sus manos en los bolsillos y se dirige al centro de la calle, despaciosamente, pateando pedruscos, y por allí golpea con furia una piedra más grande y camina (rengueando),  hasta  perderse. Ella, como despabilándose, con lentitud trepa los tres escalones de la escalerilla y se introduce en una de las salas del cine.

Termino entonces de atar los imaginarios cordones de mis imaginarios botines, porque he quedado, fíjese,  ridículamente agachado con una rodilla en tierra y mis manos dando vueltas, haciendo nudos con las brisas que vienen del sur.
Y eso es todo.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Publicado en Poemas del Alma el 29-08-2009)

Con esta narración me ocurrió algo curioso: en el film argentino  “El secreto de sus ojos”, ganadora del Oscar a la mejor película extranjera en 2010, los personajes que hacían Ricardo Darín y Guillermo Franchela fueron descubiertos en una pesquisa secreta, justamente porque este último –entre otras situaciones- se ataba imaginariamente los cordones de sus mocasiones, que obviamente no existían. La película la vi yo mucho después que publiqué este relato en el foro y me causó risa la similitud de las circunstancias. A propósito, es una película absolutamente recomendable.

lunes, 13 de agosto de 2012

DE LETRAS, AMOR Y SUEÑOS (haiku y soneto)

en el silencio
se guarece una lágrima
sola y desnuda

Cuando el verso se torna circular
y  las palabras bullen sin sentido,
cuando se acalla el último latido
de la rima queriéndose inmolar...

Es allí cuando vuelve a resonar
su nombre como un día amanecido,
como campana de un dulce tañido
desde la niebla de un lejano mar.

Entonces  me adormezco en las delicias
del ensueño adorado e inasequible
que irradia su mirada y su sonrisa.

Con mis letras de besos y caricias,
vuelvo al silencio del trino inaudible
donde evoco su imagen en la brisa.


Derechos reservados por Ruben Maldonado. 

jueves, 9 de agosto de 2012

HAIKU (decesos)




de tanto en tanto

los poetas sufrimos

pequeñas muertes





Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 17 de julio de 2012

PINCELADAS (haiku)


Añadir leyenda
Todo es cuestión de ver la parte linda de la vida.

I) (“Imagen”)

sólo un momento
quietecitos mis nietos
para la foto

II) (“Congelados”)

manitos frías
buscando el calorcito
leño encendido

III)  (“Luminoso”)

bello es el día:
le cantan las calandrias
al sol de invierno

IV) (“Tibieza”)

plegó  sus alas
en la punta del pino
una paloma


V) (“Risueños”)

ríen los niños:
se le quiebra la rama
y el gato al suelo

VI) (“Juventud”)

sonriente joven
se bebe cada brisa
en bicicleta

VII) (“Extravío”)

cómo protesta
la anciana ante la puerta:
¡perdió las llaves!

VIII) (“Esforzados”)

aunque hace frío
silban mientras trabajan
los albañiles

IX) (“Caminante”)

pasa el mendigo
con un pucho en los labios
y atrás dos perros

X) (“Futbolista”)

pelota al pie
un chiquito y su sueño:
el Barcelona

XI) (Exbailarín)

viejo y gritón
el vecino recuerda
milongas de antes

XII) (“Vivimos”)

por esta calle
canta alegre la vida
aunque haya penas

Derechos reservados por Ruben Maldonado.