martes, 31 de enero de 2012

¿ADÓNDE VA LA NIÑA?

a tu silencio
 
el bosque le da trinos
 
y vos, sonrisas


¿Adónde va la niña con tan hermosa carga?
Atrás quedó el castillo, la pálida princesa,
el caballero andante en su corcel alado,
las aromadas rosas, los lirios y azucenas.

Atrás quedó la playa con sus olas desnudas,
el remoto horizonte de aguas temblorosas,
transoceánicas pampas de trigales maduros,
el inmutable tiempo que lo devora todo.

Rescatando los sones que palpita el bosque
(embriagado de magia, de colores y sabia),
corretea la niña sobre alfombras  verdes
y sonríen sus pasos con destellos azules.

En su pequeña alforja de sueños resguardados,
atesora las voces de gigantes quejosos
y trinos celestiales que van de copa en copa
besando los misterios de la umbría fronda.

Cuando cruza el sendero de las hojas dormidas,
se lleva nieblas frescas y resplandor de invierno,
secretos que en susurro le musitan helechos,
suspiros que quedaron entre las ramas viejas.

Su violín le roba la música a los vientos
para su pentagrama de lunas y de estrellas
(encantará la noche de hadas luminosas,
apresando su amor en la lágrima escondida).

Y le escoltan los duendes de versos trasnochados,
silenciosas cabriolas de mariposas suaves
que al brillo de sus ojos le contarán un cuento,
un cuento de campiñas, de celtas y de druidas.

¿Adónde va la niña con tan hermosa carga?

Quizás a dibujar un beso en piel morena
y dejar que las sombras se estremezcan,
se abracen, se fundan y se amen
por siempre y para siempre.  


Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Registro Propiedad Intelectual 1202011003851)

No hay comentarios:

Publicar un comentario