miércoles, 28 de marzo de 2012

TU NOMBRE... UNA VEZ MÁS.

"Pronunciar un nombre es vencer al olvido"
( Benjamín Prado )
En un recodo del camino
pienso en vos y musito tu nombre (una vez más);
las brisas del otoño lo envuelven de azul
y lo entremezclan con la musicalidad de los pinares.
El trigal asiente con sus trémulas espigas
a merced del viento que besa su luminosidad dorada.
Sin embargo, tu nombre vuelve a mí,
grabado como está a sangre y verso
en el tronco vital de mi existencia.
En este silencio de mi tiempo acobardado,
a la vera del misterio forestal del bosque antiguo,
mi corazón a solas con tu abrazado nombre
se deja transportar por dulces sueños.
Sueños de transoceánica sonrisa
y mirada tierna y extranjera,
ausencia que sepulta el pensamiento
(una vez más),
cuando mi ser, exiguo y desgastado,
te besa contra el cielo de cristal
que se hace añicos.
Entonces tu nombre reverbera entre las flores,
más bello y colorido, más brillante que todos los rocíos,
más amado, más mío, más que nunca mío
y arremolina caricias  en los festones sonrojados
de una nube.

Derechos reservados por Rubén Maldonado.

martes, 27 de marzo de 2012

INSTRUCCIONES PARA HACER UN HAIKU

Para hacer un haiku
se necesita un lápiz pequeñito
y  una banqueta,
una mesita enana y un papelito.

Un paisaje que llegue
entre los sueños
y un fugaz pensamiento,
como centella.

Para hacer un haiku
no necesitas metáfora,tampoco rima,
todo es muy  sencillo
y  diminuto.

Dos versos de cinco
y uno de siete
justo allí en el  medio
el muy metiche.

Para hacer un haiku
muy oriental, párate en el camino
y mira las aves, la arboleda,
hasta las huellas y las mariposas.


danza el paisaje
al compás de las brisas
de primavera

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

HAIKU (sigue la vida)

I) (“Inspiración”)

pasó la noche

y mi inspiración vaga

sin rumbo fijo


II)  (“Senda”)

ajada senda

quedan pocos refugios

entre la niebla


III)  (“Alba”)

acaso el alba

disimule con trinos

lágrimas secas


IV) (Sonrisas)

vuelo y colores

van sembrando sonrisas

dos mariposas


V)  (“Rocío”)

en cada rosa

espejos de rocío

brillan las gotas



Derechos reservados por Ruben Maldonado.

sábado, 24 de marzo de 2012

¡UN POCO DE ROCK!

Y se lleva la risa en sus jeans
y cruza por el paso cebra silbando
en vuelos con llantos de nubes
siguiendo los vientos del sur…

Envuelta en perfume de mar,
indiferente a paredes que caen
o a misiles que chocan,  y va
en  busca de un amor francés…

Porque lleva la risa en su jeans
y la música le saca la blusa,
el semáforo es un arco iris
bailando en zapatillas rojas…

Envuelta en perfume de mar
se adueñó del día sediento de azul,
con el sol como adorno en sus ojos
se va endulzando paletas de luz…

Porque lleva la risa en sus jeans
ricotera, enigmática, altanera,
deja el rock pegado al obelisco
y los grafitis jugando de a dos…

Envuelta en perfume de mar
ni una pizca de amor se le escapa,
era mi estrella y se fue
atrapando las balas de goma y papel…

Porque lleva la risa en sus jeans
y deja su nombre teñido en mi piel,
llora la tarde de un borroso abril…
No hay por aquí ningún amor francés.



Derechos reservados por Ruben Maldonado.

viernes, 23 de marzo de 2012

HAIKU (plagio)

si acaso copias

estos versos opacos

ponle colores






Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Imagen tomada de internet)

jueves, 22 de marzo de 2012

¡DISPERSOS, VERSOS DISPERSOS!

(Es lo que hay…)

Dejando a un lado el lirismo, me reiré de mí mismo:
Tengo un soneto incompleto,
una historia sin memoria,
una alcancía vacía,
sin un mango bailo tango,
tengo poco y no estoy loco,
le tengo estima a la rima,
escribo desde el estribo
y hasta escribo si no escribo.
A los sueños sin sus dueños
les platico y clasifico
¿Soy serio? ¡Vaya misterio!
Errático, hasta antipático,
en mi alma hay mucha calma,
convive el hombre y el pibe,
el niño retoza y goza
ríe el viejo  ante el espejo
con un grillo en el bolsillo
(A mi camisa la quiero y eso que tiene un agujero)
No soy obsceno ni bueno,
ni brillante ni pedante,
galante, poco elegante,
dormido soy desprendido,
despierto muy boquiabierto,
para el querer, la mujer,
para amistad, variedad,
a veces me como un lomo,
otras veces  hay estrecheces,
(Todo es según, según, me gusta mucho el atún)
Me imagino con buen trino
por eso quiero al jilguero
entre mis amores, flores,
los inquietos de mis nietos,
una dulce melodía y por supuesto poesía,
una princesa traviesa,
un baúl con cielo azul,
nublado, no demasiado,
un sol pintando arrebol,
para más datos... los gatos.
(Si lo escrito no le gusta, dígalo que no me asusta)
y si usted leyó hasta acá, ajajá, ajajá,
que vergüenza que me dá
con estos versos dispersos.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 20 de marzo de 2012

AMANECE EL OTOÑO (soneto)

Amanece el otoño y la mañana
se arropa de neblina nuevamente.
Un resplandor el sol muestra –renuente-,
sobre el tañido azul de una campana.

Tu voz, tu dulce voz se deshilvana,
tu rostro se disipa lentamente;
entre el murmullo opaco de la gente
son  espejismos de ilusión lejana.

Mientras el frío pliega los jardines,
se anidan en mi pecho los jazmines
que perfuman tu cuerpo de quimera.

(Con la inquietud de sueños y de andares
emigra  mi tristeza hacia tus lares
para unirse a tu tibia primavera)


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

viernes, 16 de marzo de 2012

ÁMAME.

Ámame aún cuando distantes estén mis besos
y mis manos no lleguen a tu encuentro,
que si me llamas recorrerá mi nombre
tu hermosura
para caer mansamente entre tus labios.

Ámame cuando duermes, que a tus brazos
llegaré con un suave libar de blanca piel,
en las noches en que brillan los astros
y están en ti los sueños estelares.

Ámame cuando el sol se interne hasta  tu lecho,
 en su tibieza sentirás la mía y mis latidos,
que  quieren ser fogata en tu piel dormida
y quemarse en la dulzura de tu abrazo.

Ámame en tu andar por las sendas
del bosque y su silencio
que sólo interrumpe el rumor de la brisa,
y  apenas, apenas, tu pisar en las desprendidas hojas.

Ámame cuando el rubor acaricia tus mejillas
encendidas de versos y del  leve musitar
de un te amo que lleva mi voz
hasta tu vera.

Ámame con la calidez del estío y el temblor
del ave solitaria, con la frescura de tus simples
primaveras, que yo habré de agonizar en tu cobijo
para resurgir, riendo y hasta puede ser, llorando.

Ámame con esa mirada que se robó un platear
de luna
y el titilar lejano y sutil de las estrellas.

Ámame a tu modo, a nuestro modo,
que yo me aquietaré en tus suspiros
y tu regazo habrá de ser mi nido.
 
 
Derechos reservados por Ruben Maldonado.

miércoles, 14 de marzo de 2012

EN MI CALLE...

En mi calle las mariposas
vuelan de la mano de las quinceañeras,
las cometas les bajan angelitos a los purretes
y  los mininos se apoltronan a mirar Gato con Botas.

En mi calle los jilgueros
saben de música más que los mismos músicos
y se sientan a admirarlos propios y extraños
a la sombra de una nube de hermosos ojos azules.

En mi calle hay mezcolanza
de obreros e intelectuales,
de niños con guardapolvos
y perros con nombres varios.

En mi calle hay remolinos
con poemas esparcidos y por el aire llevan
rimas que hablan de amores
y rubores de adolescentes mejillas.

En mi calle las viejitas tararean
a los Beatles y dicen Obladíobladá,
Obladíobladá, obladá…
caminando hacia el club del jubilado.

En mi calle los pelados no usan gorra
porque en los tiempos que corren
está de moda y no incomoda
lucir la preciosa calva.

En mi calle el sauce llorón no llora,
deja esos sentimientos
a corazones solitarios
y al rocío de la noche.

Mi calle es de lo más normal
y hasta formal yo diría,
si no fuera por el sol
que se ríe todo el día.

En mi calle hay un loquito sentado
en el cordón de la vereda
que quisiera dibujar,  en lo negro del asfalto,
un mundo sin más guerras y sin más hambre.

 En mi calle hay un hombre
que nunca dejó de ser niño
y en su almohada guarda sueños
sueños de amor, de paz y concordia.


Derechos reservados por Ruben Maldonado. 

A LA MAÑANA (doküjin)



I) (“Rocío”)


lloró la noche

y en el pasto mojado

lágrimas quedan



II) (“Vuelo”)


al ras de brisas

un grafiti que vuela:

la mariposa



III) (“Llamado”)


desde muy lejos

las campanas reclaman

fieles a misa



IV) (”Fragancias”)


se aroma el aire

de café y de jazmines

entremezclados



V) (“Niños)



locos murmullos:

la infancia que concurre

a sus estudios



VI) (”Musicales”)



trino incansable

de las inquietas aves

en la alameda



VII) ("Ensoñación”)



desde una nube

tu sonrisa me dice

te amaré siempre




Derechos reservados por Ruben Maldonado.


ILUSTRACIÓN: calle 9 de Julio, Tandil, Buenos Aires, Argentina.

martes, 13 de marzo de 2012

POESÍA, ASÍ TE ESCRIBO.



                      "La vieja mano
                        sigue trazando versos
                        para el olvido" (J.L.Borges)

 Casi desde el otoño,
cuando los días se acortan lentamente
y el sol se debate por entibiar rocíos,
desde el trino del jilguero en la arboleda
repetido cien veces
y otra vez,
así te escribo.

Desde la rosa caída entre las sombras
y el cantar nostálgico
de los manantiales,
en la música del viento
que acaricia las retamas,
en las nubes que pasan y pasan con su nombre,
así  te escribo.

Con el único modo que he aprendido,
una bella manera de entregar el corazón
el alma y mis sentires,
sin vanidad, rencores ni estridencias,
desde el pequeño mundo que es mi mundo
desde mi pecho de pájaro escondido,
así te escribo.

Con los ojos repletos de silencio
en el verde desierto de una pampa,
y el oído pendiente de su voz aunque no llegue
y sí lleguen vocingleras las veredas
de pasos ignotos, de miradas extraviadas,
multitud que nada dice y nada entiende,
así te escribo.

A partir de la límpida risita de mis nietos
que me invitan a jugar
y a olvidarme de los años
(para luego acordarme de los huesos),
así te escribo.  

Desde el tañer del carillón antiguo
que desbanda la blancura de palomas
y enternece los ojos de algún niño;
que golpea los ojos del viejo sin visión,
que sólo escucha
que solo habla y solloza solo,
así te escribo.  

Desde el sueño que duerme entre mis manos,
desde el día que amanece, crece y dice
que aún estamos, que aún vivimos,
que aún no naufragamos, sonreímos,
que aún de esta forma
así te escribo, poesía. (Así escribimos).


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 6 de marzo de 2012

CON LA LLUVIA LLEGAS (soneto)

Llega la lluvia y con la lluvia llegas
humectado tu nombre en los cristales,
entre bruma y paisajes irreales
en un poema de caricias nuevas.

Como arroyo vivaz entre las vegas,
canta tu voz metáforas pluviales,
baila la brisa y ríen los rosales,
todo es magia, ya ves, cuando tú llegas.

Se enciende desde el cielo lacrimoso
-cual un mensaje cálido, amoroso-
el sueño que ilumina tu figura

y se aprieta a mi lado, dulcemente.
Mientras lloran las nubes lentamente
me duermo en tu sonrisa y tu dulzura.



Derechos reservados por Ruben Maldonado. 
(Safe Creative Registro Propiedad Intelectual  1203071268068)

sábado, 3 de marzo de 2012

¡OH, TIEMPO!

¡Oh, tiempo! déjame escribir mientras yo pueda,
mientras mis manos sean mis manos
y mis dedos no se agoten en la danza.

Déjame  concebir los versos que ella espera,
mientras vuele en mi mente su figura
y admiren mis ojos alboradas rosas.

Déjame,  tiempo,  transitar bosques de niebla
y  juntarle esos ramitos de ternura
que vuelven con las brisas melodiosas.

Déjame  enlazarme con su cielo,
acariciar las horas de sus noches,
amarrando sus sueños a mis sueños.

¡Oh, tiempo! déjame volver a ser ladrón,
ladrón de estrellas y fulgores de la luna,
para ofrendar mi botín a su tibieza.

Déjame  enjugar esa lágrima furtiva
que se escapa a través de su mejilla
como gota de una lluvia traicionera.

Déjame tiempo, ser el eco de su risa,
el abrigo de su temblor de invierno,
el silencio que la nombre por su nombre.

Después, mi viejo tiempo, haz de mi lo que te plazca.



Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Safe Creative Registro Propiedad Intelectual  1203041238022)