lunes, 14 de mayo de 2012

ELLOS VIENEN (a mis nietos)

Ellos vienen con puñaditos de dulzura,
destellos de alegría en sus ojitos,
mariposas inventadas en sus manos,
contagioso jolgorio de pájaros en vuelo.

Mis nietos saben mucho de eso de reírse
y con su pura inocencia parecen capullos
de tierna primavera, expertos en la magia
de aventar tristezas, fantasmas y nostalgias.

Ellos vienen con llovizna de colores,
inquietud en torbellinos de grafitis,
se abrigan prestamente en  brazos del abuelo
y terminan dándole su amparo chiquitito.

Mis nietos saben mucho de romper zapatillas
y corren por senderos de fresca algarabía,
en su mundo pequeño de risas y de cuentos
pintan trazos nuevos con soplos de una estrella.

Ellos vienen en taxi de menta y chocolate
y hasta mí se me ocurre que en el camino encuentran
a Bob Esponja, a Justin Bieber, a Messi o a Riquelme,
(Ellos saben de cosas que los grandes no saben)

Mis nietos saben mucho de helados y empanadas,
de yogur de frutilla y duraznos con crema,
de alborotos y besos, de juegos y caricias,
y me dejan de cama con manojos de ensueño.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(En la ilustración, Fidel, mi nieto más pequeño)

No hay comentarios:

Publicar un comentario