miércoles, 29 de agosto de 2012

VERSO EFÍMERO (tanka)

Tenía un haiku


escrito en esta mano


con tinta negra.


Lo ha borrado el jabón,


sólo quedan arrugas.



Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 28 de agosto de 2012

USTED ME INSPIRA

Caen las hojas
henchidas de poemas.
Sueños de ocaso

¿Sabe? Usted me inspira.
Trae en su mirada la sombra de los bosques
y el sol de las campiñas.

Adivino el aroma de su piel  al vislumbrarle
a lo lejos caminar,
como si en su falda suspirasen
mariposas de colores
y  jazmines venteando primaveras.

La imagino entre acordes de violín,
Usted con sus pequeñas manos
en un vals de ensueño,
yo entre las notas de un tango exiliado,
náufrago en los mares de las dudas.

Pero Usted me inspira y vuelve a resurgir la poesía,
la poesía que le habla a sus labios rojos
y musita suavemente en sus oídos:
Que hermosa que es Usted, cuánto me inspira.

Miraba la luna y pensaba en su sonrisa,
las estrellas me trajeron el brillo de sus ojos
y en la brisa que traspasa la arboleda
me pareció oír mi nombre
de su voz melancólica y distante.

Delirio de tibieza entre sus brazos
es mi sueño que atraviesa tiempos
y desvanece en los escombros de las horas.

En esta fría noche de invierno,
donde galopan soledades
en los mustios paisajes de la nada,
Usted con su sonrosado candor…

¡Vaya si me inspira!


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

lunes, 27 de agosto de 2012

LA LUNA ES PROPIEDAD DE LOS POETAS


(besa la luna

amapolas y lirios

entre el silencio)

                                                                             
A ver si nos entendemos.
Por más que la civilización luche por alcanzarla,
la Luna seguirá siendo propiedad de los poetas.
La tenemos en resguardo para mirarla
cuando la nostalgia golpea puertas y ventanas
con su silencio que nos grita por dentro.
La hemos visto llorar lágrimas plateadas
acompañando los mutismos  del dolor de ausencia.
                                                                              (nada quedará
                                                                               aunque alumbres mis versos
                                                                               querida luna)

Ha iluminado el beso trasnochado y la sonrisa,
se ha reflejado en ojos colmados de amor y de ternura,
ha caminado de la mano de los enamorados
por las veredas del  ensueño y del nunca despertar.
Ha vertido su claridad en pieles desnudas
de agotados cuerpos a través de laxos cortinajes
y  ha acompañado gemidos y suspiros con su sereno mirar.
                                                                              (de la ventana
                                                                               un destello de plata
                                                                               besa sus senos)

Entonces, cuando ella se esconde en la penumbra,
habrá de resurgir en las letras de algún poeta
que jamás olvidará que existe, que está,
que es un espejo redondo pleno de ensoñación
y  de misterio. La Luna, su Luna, la que muchas veces
en su humildad, es sólo un disco que tiembla
en un charco dejado por la lluvia.
                                                                               (su luz la roban
                                                                                los dueños de la charca
                                                                                sapos cantores)

Me niego a imaginarla poblada de superficiales vidas,
loteados sus reflejos, horadada su mansedumbre,
clara y pura inspiración de la poesía.
No me salgan con convenios de potencias,
al diablo con estudios de astrofísica,
nada que hacer hombrecillos con escafandra,
menos aún robots de latón sin sentimientos.

Por todo eso y más, señores –a ver si nos entendemos- ,
la Luna es y será propiedad de los poetas. 

De cristal, de oro, hada entre las hadas de la noche,
reina de los cielos,
por vos, por mí, por los desvelos,
quiero su luz en nuestras manos enlazadas.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

Fotografía de Silvia Calderón.

sábado, 25 de agosto de 2012

HAIKU (soleada)

al  sol de agosto

la mariposa ignora

que está en invierno


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 21 de agosto de 2012

HE VISTO TU SONRISA

 He visto tu sonrisa despertando
alegres duendes que merodean mi ventana,
sacudiendo los húmedos trinos que allá afuera
se adormecen en la niebla del silencio.

He visto tu sonrisa reflejada
en la cristalina inquietud de la llovizna,
trepada en un rocío de amapolas
y  un temeroso mirar de cervatillo herido.

Bienvenida tu sonrisa  que en la nube
hace decrecer tristeza y sombra,
puebla de candor andenes fríos
y  pinta el aire con melodías nuevas.

Bienvenida tu  sonrisa a mi letargo
donde reina el gris hastío
y  rondan la poesía
fantasmales visiones del ocaso.

He visto tu sonrisa, ilusión dibujada
en los espejos,
en cristales de somnolienta umbría,
en el agobio de un rancio calendario.

He visto tu sonrisa aparecida
como un rayo de sol entre celajes
entibiando en la pampa interminable
varas de oro del  trigal maduro.

Bienvenida tu sonrisa que ahuyenta
la ceniza de la rosa
y  aroma los rincones de la ausencia
con el breve vocablo de tu nombre.

Bienvenida tu sonrisa que en la bruma,
bordará con el rojo de tu boca
el sueño enternecido de mi noche,
el sueño mío en donde están tus besos.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

Fotografía de Silvia Calderón.

lunes, 20 de agosto de 2012

TRISTEZA (soneto)

Penumbra. Gris de oscuro pensamiento.
Llega la noche, un lienzo de cenizas,
humedecido canto entre las brisas
que marca su compás tan frío y lento.

Se aborta en el inicio todo intento
de engalanar  los versos con sonrisas,
en el cristal son lágrimas plomizas
pequeñas gotas que acaricia el viento.

Horrible sensación la de estar triste:
el silencio rebota en las paredes
y comienza a calar hasta los huesos.

La nostalgia, que con la bruma embiste,
teje sin compasión oscuras redes
donde vanos  anhelos quedan presos.

(Y en mi ser, que combate y que resiste
nace un rezo, un clamor, que tú te quedes
en mi sueño, sediento de tus besos)



Derechos reservados por Ruben Maldonado.

HAIKU (lágrima)



pequeño verso

cae como una lágrima

sobre la rosa


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 14 de agosto de 2012

AL PARECER FUE UN ADIÓS (prosa)


"Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida" - Mario Benedetti

Es obvio y evidente que ellos no hablan de cosas simples o sin importancia. Entonces uno, haciendo honor a aquello de que “el diablo sabe por diablo, pero más sabe por viejo”, o lo otro, mejor,  de que “el zorro pierde el pelo, pero no las mañas”, se detiene a atarse los cordones de los zapatos, aunque no existan tales cordones, ya que los mocasines no los tienen. Y yo uso mocasiones.

Dejemos por ahí lo del diablo. No quiero hablar de él, no me simpatiza. Pero el zorro… el zorro es tan astuto que siempre para la oreja para aprender de los ruidos del entorno, incluso  hasta  las murmuraciones de la gente en salvaguarda de su vida. Yo he visto zorros, en el campo atándose los cordones de los zapatos, disimuladamente, solamente para escuchar.

Pero este zorro ha olvidado que se olvida de las cosas y entonces se olvidó
que está un poco sordo y la distancia no le permite oír más que el soplido del viento que viene desde el otro lado.

Eso sí,  parece que el tema es grave, porque él baja de la vereda y patea una piedrita y ella dibuja círculos con la puntita de su delicado piececito, dibujando tantas curvas como el más intrincado circuito de Fórmula Uno. Tiene los brazos cruzados  y su cuerpo apoyado en la pared.

Y él vuelve, con ampulosos ademanes –no me gusta este tipo, más me gusta la señorita-,  y ella mira hacia el piso, en donde el círculo antes dibujado no está y si existe alguna lagrimita que ha caído temblorosa. 

A su lado pasa una pareja mirándose a los ojos sin importarle nada de nada, más que sus reflejos en los otros ojos. Y ellos, cada uno por su lado, los miran con odio, mejor dicho debe ser  envidia.

Y me miran a mí, quizás imaginándose que estoy tratando de inmiscuirme en sus asuntos o tal vez se han percatado  que mi calzado no tiene cordones y que estoy haciendo nudos de aire solamente.

No es así, siguen su charla. O sea, cesa su charla y el muchacho se acerca a la chica y se ve que no sabe si darle la mano o darle un beso. Y opta por lo segundo… en la mejilla.

Coloca sus manos en los bolsillos y se dirige al centro de la calle, despaciosamente, pateando pedruscos, y por allí golpea con furia una piedra más grande y camina (rengueando),  hasta  perderse. Ella, como despabilándose, con lentitud trepa los tres escalones de la escalerilla y se introduce en una de las salas del cine.

Termino entonces de atar los imaginarios cordones de mis imaginarios botines, porque he quedado, fíjese,  ridículamente agachado con una rodilla en tierra y mis manos dando vueltas, haciendo nudos con las brisas que vienen del sur.
Y eso es todo.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Publicado en Poemas del Alma el 29-08-2009)

Con esta narración me ocurrió algo curioso: en el film argentino  “El secreto de sus ojos”, ganadora del Oscar a la mejor película extranjera en 2010, los personajes que hacían Ricardo Darín y Guillermo Franchela fueron descubiertos en una pesquisa secreta, justamente porque este último –entre otras situaciones- se ataba imaginariamente los cordones de sus mocasiones, que obviamente no existían. La película la vi yo mucho después que publiqué este relato en el foro y me causó risa la similitud de las circunstancias. A propósito, es una película absolutamente recomendable.

lunes, 13 de agosto de 2012

DE LETRAS, AMOR Y SUEÑOS (haiku y soneto)

en el silencio
se guarece una lágrima
sola y desnuda

Cuando el verso se torna circular
y  las palabras bullen sin sentido,
cuando se acalla el último latido
de la rima queriéndose inmolar...

Es allí cuando vuelve a resonar
su nombre como un día amanecido,
como campana de un dulce tañido
desde la niebla de un lejano mar.

Entonces  me adormezco en las delicias
del ensueño adorado e inasequible
que irradia su mirada y su sonrisa.

Con mis letras de besos y caricias,
vuelvo al silencio del trino inaudible
donde evoco su imagen en la brisa.


Derechos reservados por Ruben Maldonado. 

jueves, 9 de agosto de 2012

HAIKU (decesos)




de tanto en tanto

los poetas sufrimos

pequeñas muertes





Derechos reservados por Ruben Maldonado.