miércoles, 26 de septiembre de 2012

MI SUPERHÉROE (soneto doblado).

A veces, muchas veces, tengo miedo.
Perdido en el enredo,
en la maraña gris de pensamientos,
me debato buscando los momentos
que borren los tormentos,
y me den la dulce uva del viñedo.

Y están las oraciones de mi credo;
marcados por mi dedo
los versos alejando desalientos,
un trino de ave, el silbo de los vientos.
Pero mis decaimientos
huyen sin combatir ante el denuedo

de mi héroe, al encuentro de otra hazaña.
Sus armas: el candor de una sonrisa,
su hablar a toda prisa,
el pícaro mohín que le acompaña.

A mi tristeza su alegría empaña,
es caricia, dulzura en una brisa
que rauda  se desliza
¡y me entrega su abrazo de hombre araña!



Derechos reservados por Ruben Maldonado.



El soneto doble o soneto doblado es una variante del soneto que consiste en añadir un verso heptasílabo tras cada verso impar de los cuartetos (1º,3º,5º,7º) y otro tras el segundo de cada terceto (10º y 13º), con lo que el poema resultante tiene, en lugar de los catorce versos canónicos, veinte: catorce endecasílabos y seis heptasílabos (Wikipedia). Difícil. Y lo volví a intentar.


IMAGEN: Fidel, mi nieto menor, mi superhéroe.

sábado, 22 de septiembre de 2012

DIME TÚ SI EN LA CALLE ES PRIMAVERA (soneto doblado)

¿Renacerá el cantar entre las cosas
con notas melodiosas
desde el trino del ave alborozada?
¿Encenderá la vida aletargada
un sol de madrugada
y abrirán los capullos de las rosas?

¿Serán brincos de luz las mariposas
en vuelo, majestuosas,
rodeando a la niña enamorada?
Los versos de mi mente ilusionada
¿Harán de su almohada
un nido de caricias primorosas?

Dime tú si blanquea ya el ciruelo,
si las flores que adornan la cornisa
aroman ya la brisa,
si hay nubes de algodón surcando el cielo.

Dime si es primavera el nuevo velo,
que tengo una mirada  que se agrisa
en su ausente sonrisa
y en la pupila amarga del desvelo.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Fotografía de Silvia Calderón)


El soneto doble o soneto doblado es una variante del soneto que consiste en añadir un verso heptasílabo tras cada verso impar de los cuartetos (1º,3º,5º,7º) y otro tras el segundo de cada terceto (10º y 13º), con lo que el poema resultante tiene, en lugar de los catorce versos canónicos, veinte: catorce endecasílabos y seis heptasílabos (Wikipedia). Difícil. Por lo menos, lo intenté.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

AQUEL LOCO QUE BEBÍA PRIMAVERAS



Canturreaba estrofas de una canción de cuna,
un tango incompleto con versos de Gardel,

una chaqueta pobre y su alma al viento,
en tanto la llovizna caía horizontal.

Cruzaba la avenida liviano cual gacela,
dejando a su paso un halo de emoción,
en cada mesa ofrecía un ramo violetas
y una estampita humilde de extraña santidad.

Un hambre acostumbrada, un frío visceral
de ayuno obligado en cada amanecer,
hacía caso omiso a los platos servidos
con una sonrisa dulce y un canto a media voz.

Volviendo ya sus pasos a recoger lo poco,
(tres o cuatro monedas e indiferencia atroz),
sus ojos dos gorriones que salpicaban niebla
y un sutil piropo a una muchacha en flor.

Y se escribió un verso en sus anchas solapas,
ajeno a la barahúnda de marchas piqueteras
brincó entre canteros repletos de violetas,
con saltos de alegría y bullicios de color.

A través de un manto de palomas inquietas
y el vuelo de mariposas pintadas con crayón,
la voz de las campanas resbalaba en los rostros
con semblantes adustos de la gente al pasar.

Allá se va el loco lindo con ramos de ternura,
su sombrerito  suizo y su pantalón de “yin”
bebiéndose de a sorbos aquella primavera,
aquella primavera de nunca terminar.



Derechos reservados por Ruben Maldonado.

martes, 18 de septiembre de 2012

LA INSPIRACIÓN EN TU MIRADA (haiku y soneto)

 








bajo la luna
tu nombre va conmigo
entre mis versos

Buscando inspiración volví a mi infancia,
subí descalzo a tibios arenales,
me miré reflejado en los cristales
de un ventanal perdido en la distancia.

Pensé en la flor silvestre y su fragancia
dando luz a los sucios arrabales,
le sustraje un grafiti a los murales
con un verso de loca disonancia.

Buscando inspiración entre despojos,
las rimas oxidadas de un poema
huyeron de su débil esqueleto. 

Desvanece la tarde con sus rojos
y entre sombras de olvido o de dilema            
resuena su silencio, como un reto.    

(En la luna saliente hallé tus ojos
y con el mismo amor que duele y quema,
a tu ternura le escribí un soneto)


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

lunes, 3 de septiembre de 2012

LEJOS (soneto)

 



Muy lejos su puerto, lejos su mano,
el arcano silencio de sus ojos
señoreando por claveles rojos,
lejos el dulce acorde de su piano.

Lejos mi oda, mi luna a contramano,
mi tango con estrellas en manojos,
mi cobarde osadía, mis arrojos,
más lejos la ilusión de un sueño vano.

La noche ata su azul melancolía
en las sombras de calles somnolientas,
un maullido cae de la cornisa

como agria y taciturna melodía.
El alba desborda el gris de horas lentas
cuando el día se queda en su sonrisa.

(El viento alza al cielo mi poesía
hilvanada en horas largas, sedientas
de sus besos que llegan en la brisa)


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

domingo, 2 de septiembre de 2012

HUSMEANDO RINCONES

Husmeando rincones, encontré en setiembre
muchísimas cosas que perdí en diciembre.
Hallé, por ejemplo, un bello zapato
del que no sabía desde hace rato.

Arrumbado estaba, ya muy silencioso
un simple soneto, suave y cadencioso.
Una foto mía (no es la preferida)
más vale se quede por allí perdida.

Un sombrero viejo, muy deshilachado
lo usaba a lo guapo, ladeado a un costado.
¡Allí estaba el gato, desaparecido,
entre tanto lío, desapercibido!

Había un muy bello ramo de jazmines,
que como al descuido robé en los jardines.
¡Si vieran que hermosas eran esas flores!
( las hallé marchitas y sin los colores).

Como siempre ocurre había una rima
que por no ser linda, la quité de encima.
Ahora mirando lo que a diario escribo,
me parece buena. Seré compasivo.

Encontré dos medias de color distinto,
ya que es mucho el lío: es un laberinto.
Y habré andado tanto, yo diría meses,
con dos calcetines nada parecidos, puestos en mis pies…ses.

A veces no es fácil encontrar la rima.
Le dije lo mismo, lo mismo,  a mi prima...
búscame una rima y una chica esbelta
para que me arregle mi casa revuelta.

En algunos diarios yo puse este aviso:
“Señorita joven, muy linda,  preciso.
No se necesita mucho de experiencia,
de a poco se aprende (tesón y paciencia)”.

Pero nadie vino. Y me hago solo
lo que necesito, sin más protocolo.
Para despedirme, sin ningún distingo
les deseo a todos, un ¡FELIZ DOMINGO!

Derechos reservados por Ruben Maldonado.




sábado, 1 de septiembre de 2012

EL GATO (soneto)

Sagaz sombra que espera agazapada,
lomo erizado y máxima agudeza.
Ágil salto para atrapar la presa
que aprisiona su garra despiadada.

Fiero aullido en la lucha desatada,
encorvado animal, uña y fiereza...
de pronto deja todo con presteza
suspendiendo postrera dentellada.

Se apaciguan los giros del ovillo;
la lengua del que fuera cruel barcino
se hunde y hunde en la leche, su destino.

Cuando ni un resto queda en el platillo,
se cobija en su sueño de felino
sin saber si es leopardo o es minino.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

EL PINO (soneto)

Soberbio patriarca de verde sombra
que encañona a los cielos con su flecha,
despojado de invierno, ya sin fecha,
sólo el viento te mueve y te renombra.

Torre triangular que a la vista asombra,
refugio de aves si la lluvia acecha,
tu estructura vital, siempre derecha,
emerge entre el yuyal, frondosa alfombra.

De la bruma tu encanto se enaltece
cuando la luz anuncia un nuevo día
y una azul sinfonía hecha de trino

despierta la quietud: es que amanece.
Mi temprana oración se hace alegría
admirando tu estampa, añoso pino.



Derechos reservados por Ruben Maldonado.