sábado, 1 de septiembre de 2012

EL GATO (soneto)

Sagaz sombra que espera agazapada,
lomo erizado y máxima agudeza.
Ágil salto para atrapar la presa
que aprisiona su garra despiadada.

Fiero aullido en la lucha desatada,
encorvado animal, uña y fiereza...
de pronto deja todo con presteza
suspendiendo postrera dentellada.

Se apaciguan los giros del ovillo;
la lengua del que fuera cruel barcino
se hunde y hunde en la leche, su destino.

Cuando ni un resto queda en el platillo,
se cobija en su sueño de felino
sin saber si es leopardo o es minino.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario