sábado, 2 de febrero de 2013

AÑORANDO A MI AMAPOLA



(DÉCIMA ESPINELA. Sigue contando el Mendieta)

III)

Recordando tiempos idos,
en el bar lleno de gente,
cuando en eso de repente
los miré ¡muy divertidos!
un rubio de hombros fornidos
y ella, antes mi paisanita,
¡con una falda cortita!
Sin pensar saqué el facón
y como cuadra a un varón...
me puse a limpiar mi uñita.

IV)

Y me volví pa’ mi rancho
solito aullando mi pena,
era noche y luna llena
y el camino largo y ancho.
Pensaba lavar... o plancho,
o le hago un verso a Amapola...
¡Jamás! Ni ella está tan sola
ni yo tan desesperado:
mañana rumbo al mercado
le hago un dentre a la española.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

1 comentario:

  1. me morí... gloriosa resurrección la de don Mendieta!!!!!!

    Amapola nada quieta
    en un barsucho de almagro
    conoció a don Mendieta
    y estaba tan sorprendida
    de su gracia y su talento
    que quiso tener audacia
    y esmerarse en demostrarlo

    Se compró una camiseta
    con la cara de Mendieta
    y anduvo por todo el barrio
    cuando creció el comentario
    de lo que llevaba puesto
    el apuesto don Mendieta
    como alpargata de ancho
    se la llevó para el rancho
    y Amapolearon la siesta.

    aijuna canejo!




    ResponderEliminar