lunes, 28 de octubre de 2013

SONETO PARA MI PUEBLO

Yo te debo, Cutral Có, algunos versos,
de aquellos que se guardan en el alma,
de aquellos que cual pétalos dispersos
dibujen tu trajín, tu ruido y calma.

Yo te he visto crecer, desde mi infancia
me besaron las alas de tu viento,
ese viento que hoy añoro a la distancia
y que surca tu entorno polvoriento.

Pero qué hermoso estás, pueblo querido,
erguido con la fuerza de tu gente,
como una flor en el desierto herido
surge tu corazón, vivo y latente.

Agua y fuego, tu nombre -un dulce trino-,
se hace eco en el azul cielo neuquino.

Derechos reservados por Ruben Maldonado. 

(A mi terruño, en el 80° aniversario de su fundación)

No hay comentarios:

Publicar un comentario