martes, 25 de marzo de 2014

DEL OTOÑO Y SUS CUESTIONES





Como si fueran cartas amarillas,
o tiernas avecillas
jugando sobre el negro pavimento,
hacen las hojas su divertimiento
bailando con el viento,
en tanto el sol curiosea a hurtadillas.

Van los niños contando maravillas,
inquietos cual ardillas,
y un pordiosero alegre y cachaciento
aminora su andar, cansado y lento,
ante el atrevimiento
de una falda muy corta y con tablillas.

La tarde se silencia bruscamente,
sólo el paso apurado de la gente
que indica, de repente,
la llegada imprevista de la lluvia.

Crepúsculo otoñal que abate al día,
prendiendo un candil con su poesía
en la pluma vacía
y en la nostalgia gris, mientras diluvia.


Derechos reservados por Ruben Maldonado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario