jueves, 3 de abril de 2014

ESCRIBIENDO, SÓLO ESCRIBIENDO




Caerá la lluvia sobre adoquines muertos
y un pájaro de alambre lanzará un trino humedecido
desde el pino encorvado  por el viento.

Entonces el poeta tomará su desgastada pluma
y escribirá...

escribirá
en un pétalo de rosa
al  sol que se ha dormido
entre las nubes,
a  la luna de platear sereno,
a las estrellas con guiños infantiles.

Y escribirá
al  bosque de las sombras escondidas,
a las flores de paupérrimo linaje,
al  arroyo con risitas de agua,
a la geometría tejida por la araña,
al imaginario duende  con su hacha al  hombro.

Y escribirá
a  la inmóvil roca con tocado níveo
que se peina en el espejo cristalino
del lago azul-verdoso,
al sendero salvaje y zigzagueante
que se hunde en la espesura de la fronda.

Y escribirá
a la calle vacía,
a la calle de los pasos ausentes
y del silencio trepado en las farolas,
al grafiti que olvidó en el subte
el último en bajarse,
el de las alas desplumadas y abatidas.

Y escribirá
a las veredas de glicinas y de olvido
del  barrio con rumor de puerto viejo
y lamentos de tango arrabalero,
a la muchacha que impaciente allá en la esquina
espera al Juan de la humilde bicicleta
y  el mirar de profundos horizontes.

En este punto comenzarán a bajarse
las persianas  negruzcas de la noche
y el cansancio se sentará a su lado
para hacerle un mix de realidad y sueño.

Con las últimas fuerzas atrapadas
le dejará a su amada una poesía
sonriendo al retrato que sonríe
y que ilumina como un sol de madrugada.
…………………………………………………………………….
Una vez más un poema a tu silencio hecho caricias
de musicales tonos, y a tus manos, tus manos
manojos de ternura, ciegas viajeras de caminos
que en esa oscuridad son sólo tuyos.

Otra vez la avidez  incontenible de ser único
mundo y la nada de allá afuera, silenciosa,
para ser nosotros, nada más que nosotros
y nuestro amor en la tibieza ciega de aquí adentro”
………………………………………………

Derechos reservados por Ruben Maldonado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario