domingo, 7 de septiembre de 2014

RENATO ESCARABAJO (II)


(para los más chiquitos)

A Renato escarabajo
lo expulsaron del trabajo.
El culpable es ese niño
que le tiene gran cariño
y se lo lleva a jugar
cuando él debe trabajar.

Lo arrastra a sus travesuras
y viven mil aventuras.
¡Yo estoy muerto, yo estoy muerto!
grita (con un ojo abierto):
ocurre que ha visto al chico
a los saltos como un mico.

Y se queda quietecito
a ver si este briboncito
cae solito en la treta
y se va en su bicicleta
dejándolo, el muy tontuelo,
tomando sol panza al cielo.

El rubio ni se percata,
toma al bicho de una pata
y lo mete en un bolsillo.
Piensa  Renato, este pillo,
según como está vestido
se va a jugar un partido.

Y comenzado el encuentro
el cascarudo allí adentro
como en una batidora,
mareado, a Dios implora
que se acabe esta tortura,
¡Y quién sabe cuánto dura!

Se viene algo más nefasto:
el Renato se va al pasto,
con lo peligroso que es
tanto botín, tantos pies.
Entre los saltos y gritos
pronto lo encuentra el Carlitos.

Ah! ahora entiende el barullo
y siente mucho de orgullo:
su rubio convirtió el gol
con que su club "Mar y Sol"
ganó hoy el campeonato
¡Qué bueno fue este maltrato!

Finalizando esta historia,
vuelve el chico con su gloria
y Renato en su bolsillo
cantando un nuevo estribillo,
y envuelto  con los colores
del cuadro de sus amores.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(imagen de la web modificada)



No hay comentarios:

Publicar un comentario