viernes, 24 de octubre de 2014

SONETO PARA LA ANDREA



La mañana se cruza por Barracas
con los aromas que andan en cortejo
y en el vaivén sutil de las hamacas
sacude su tristeza un tango viejo.

En la esquina, ella se sube a una brisa
que pasa por su calle lentamente,
con su fino hilar de gran poetisa
va tejiendo un poema entre la gente.

Ella entrega bondad a manos llenas
y esgrime la amistad como estandarte,
su sonrisa es frontón contra las penas,
vivir a su manera es todo un arte.

Viene la Andrea hablándole a Amapola
a través de una pulcra caracola.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS, QUERIDA AMIGA!

miércoles, 22 de octubre de 2014

SONETO DE UN ÚLTIMO DESEO




En el sueño que aborto si despierto,
va mi poesía a merced del viento
y no alcanza mi esfuerzo tosco y lento
a impedir que se pierda en el desierto.

Quizá se cumpla cuando me haya muerto
y expiren mis poemas sin aliento.
Emerge de mi loco pensamiento
un deseo que emigra hasta tu puerto:

Que el día en que el mañana no me llegue,
a mis versos los saque del olvido
la dulce primavera de tus ojos

y en la caricia de tu mano breve
evoque aquel rosal lo que ha vivido
renaciendo la flor de vivos rojos.

Derechos reservados por Ruben Maldonado. 

(Imagen de la web)


sábado, 18 de octubre de 2014

MI MADRE HORNEABA PAN Y MUÑEQUITOS.

Cuando mi madre hacía pan en casa,
unía su cariño y su dulzura
y eran magia los bollos de la masa
con la harina, la sal, la levadura.

Sus manos, dos palomas blanquecinas,
daban forma de loma al alimento
bajo atentas miradas chiquilinas.
En la loma real clamaba el viento.

Desde el calor del horno se esparcía
el vaho de manjares exquisitos 
y era una fiesta cuando el pan salía
junto a aquellos dorados muñequitos.

En lo hondo de mi ser están grabadas
las caricias de mamá, enharinadas.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

En el Día de la Madre, que hoy se celebra en nuestra Argentina, este pequeño recuerdo de mi mami y de mi infancia.

viernes, 17 de octubre de 2014

SONETO A LA VIDA



Al día que es hoy día yo me aferro,
al que viene me aferraré mañana,
me sacudo el sopor de la desgana
y rompo las cadenas del encierro.

Hablan de vos la calle, el sol, el cerro,
el clavel que florece en mi ventana,
hablan de vos la música lejana
y el verso que resuena cual cencerro.

Hay sueños que transitan la vereda,
hay un trinar que bulle en la alameda,
hay un niño que corre con la brisa;

hay motivos para vivirte, vida,
y dejar esa lágrima escondida
detrás del velo azul de una sonrisa.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.
(Registrado en SafeCreative Código 1410182358049)

martes, 14 de octubre de 2014

UN GAUCHO ENAMORADIZO (buscando amor oriental)



A la mañana, temprano,
antes que cantara el gallo,
ensillaba mi caballo
y salía muy ufano
por el camino serrano.
Vistiendo mi mejor traje
me sentía un personaje,
tan refinado y gallardo
que entre tanto yuyo y cardo
era la flor del paisaje.

La verdad, yo iba al poblado
para pedirle una cita
a Yun, la coreanita
que atiende el supermercado.
Como buen enamorado,
compré un ramito de flores
y con sus bellos colores
me encaminé a mi destino
sin percatar que por fino
era el blanco de rumores.

Pero, pese a mi experiencia,
la Yun Yon, que estaba sola,
no me prestaba ni bola,
sumida en su indiferencia,
férrea en su intransigencia.
Y allí saqué mi instrumento
y ella con todo su aliento
pegó un semejante grito
¡para llamar al papito!
que se presentó al momento.

Ese padre era un gigante,
grosero y de mal aspecto,
que gritando en su dialecto
se me plantó amenazante
como un enorme elefante.
Ahí ya me sentí mal,
al venirse el animal
que tomándome del cuello
me dejó sin un resuello
y me arrojó al lodazal.

Encima este troglodita
destrozó mi fiel guitarra
con solamente una garra...
y Yun Yon tan pequeñita
tan frágil, tan muñequita,
con esos ojos rasgados
y esos dientitos perlados
que brillan con su sonrisa
y esa figura concisa
de dibujitos alados.

Mi equino comió las flores
y yo me engullí los versos;
hay días que son adversos
y que llenan de dolores,
mas no existen sinsabores
que no haga pasar el vino
y si en alguna patino
borro todo y cuenta nueva. 
Mañana ojalá no llueva:
¡Me iré hasta el mercado chino!

Derechos reservados por Ruben Maldonado. 


(ilustración del eximio dibujante argentino Florencio Molina Campos)

sábado, 11 de octubre de 2014

DE NIÑA A MUJER (soneto inglés)



Niña, tu madre desató tus trenzas
y al liberar tu negra cabellera
voló al aire tu alma quinceañera
cual paloma alejada de vergüenzas.

Llevaste a pasear en bicicleta
a la tarde con trinos en bandadas
invadiendo países de las hadas, 
mariposa de alegre voltereta.

¿Quién conquistó tu tímida sonrisa?
¿Quién te alejó del juego de la infancia?
Y allí están tu frescura y tu fragancia,
tus pechos desafiando la camisa,


eres luz de ilusión que ha sucumbido
en brazos de un  amor recién nacido.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Ilustración: óleo “Muchacha en bicicleta por el campo” del pintor español  Juan José Bueso Sánchez)