miércoles, 8 de octubre de 2014

SONETO DEL RENACIMIENTO



Lo he visto renacer de entre las rosas
con los bellos colores de la aurora,
en la mano una luna encantadora
y en el bolsillo estrellas luminosas.

Traía las cascadas rumorosas,
el bosque con su atmósfera canora,
los senderos,  la araña tejedora
y hasta un hato con mis pequeñas cosas.

Es que no ha de morir mi fiel soneto
y seguirá, como un gorrión inquieto,
con su trino sonoro y estridente.

Clamará este cantar de amor y vida
aún después que ocurra mi partida
en las letras del verso persistente.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario