miércoles, 22 de octubre de 2014

SONETO DE UN ÚLTIMO DESEO




En el sueño que aborto si despierto,
va mi poesía a merced del viento
y no alcanza mi esfuerzo tosco y lento
a impedir que se pierda en el desierto.

Quizá se cumpla cuando me haya muerto
y expiren mis poemas sin aliento.
Emerge de mi loco pensamiento
un deseo que emigra hasta tu puerto:

Que el día en que el mañana no me llegue,
a mis versos los saque del olvido
la dulce primavera de tus ojos

y en la caricia de tu mano breve
evoque aquel rosal lo que ha vivido
renaciendo la flor de vivos rojos.

Derechos reservados por Ruben Maldonado. 

(Imagen de la web)


No hay comentarios:

Publicar un comentario