viernes, 24 de octubre de 2014

SONETO PARA LA ANDREA



La mañana se cruza por Barracas
con los aromas que andan en cortejo
y en el vaivén sutil de las hamacas
sacude su tristeza un tango viejo.

En la esquina, ella se sube a una brisa
que pasa por su calle lentamente,
con su fino hilar de gran poetisa
va tejiendo un poema entre la gente.

Ella entrega bondad a manos llenas
y esgrime la amistad como estandarte,
su sonrisa es frontón contra las penas,
vivir a su manera es todo un arte.

Viene la Andrea hablándole a Amapola
a través de una pulcra caracola.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS, QUERIDA AMIGA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario