jueves, 9 de octubre de 2014

SONETO A UN BESO LEJANO


Si lees estos versos algún día,
verás que en ellos guardo tu mirada
y tu sonrisa que quedó grabada
con su luz de inocente picardía.

Es por eso que amo a mi poesía
que tiene tu figura resguardada,
como el ave que cubre su nidada
cuando la noche es una sombra fría.

Si lees estos versos, casualmente,
sentirás la tibieza que provoca
el roce de mis manos en tu mano.

Y si entornas los ojos levemente,
se encenderá tu boca con mi boca
en el beso añorado y tan lejano.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario