viernes, 7 de noviembre de 2014

ODA AL AMOR LEJANO



(Un sueño es una brisa hecha poesía. Una utopía perfecta)

Vos sabés, y yo,
que este amor lejano
es ilusión
que vuela
en eterna primavera,
con mariposas
por  sendas
de los bosques,
que sueña
en la pradera
manchada
en serranía
con cantos
de calandrias
y gorriones
saltarines.
Y espera,
solo espera,
con paciencia
dulce e infinita.
Amor mío,
amor lejano,
si me llega tu voz
se desbocan
las campanas,
tu mirada
hace el día
esplendoroso
y se iluminan
los claveles y las rosas
al compás de tu sonrisa. 

Amor mío, amor lejano,
vos sabés, y yo,
lo que es besar
con besos de distancia,
cómo duelen los mares,
cómo duelen continentes,
cuando se quiere estrechar
las latitudes.
Pequeña mía
de la música
en las venas
y la risita encendida
en ternura y picardía,
que sabe a miel
y aromas de jazmines
tu cuerpo, tu piel,
yo lo sé,
aunque vos
mires allá lejos
ventanas de otros mundos
que hablan de amaneceres
nuevos
y un abrigado sol de otoño,
yo te siento a mi lado
y tu tibieza
arropa el temblor de las palabras
que discurren pausadas
por la opacidad 
de mis versos viejos.
Vos sabés, y yo,
que este amor lejano
es una ilusión
que vuela
sin descanso,
sin desmayos,
una perfecta utopía
que jamás muere
y que me hace feliz,
muy pese a todo.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario