lunes, 27 de julio de 2015

DULCE MUJER QUE ESCRIBE



                                     “A ella”

Seguro hay que mirarla
solamente
como una mujer que escribe.
Imaginar sus delicadas manos
hilvanando palabras,
pintando encendidas huellas
sobre paisajes de nubes pasajeras.
Seguro hay que observarla
como aquella que deja una caricia
al preludio
de un amor envidiable
hallado en un zaguán de estrellas,
de pianos y de acordes.
Imaginar la comisura de sus labios,
su sonrisa,
y  ese mirar que de pronto se pierde
y retorna
a remendar los versos.
O simple y llano atisbar
el reflejo  de sus ojos
en la taza del té
para encontrarle,
en toda su frescura,
en toda su dulzura.
Seguro hay que leerle
sin buscar en sus letras
la bomba de Hiroshima,
ni la ignominia del muro
que dividió a Berlín.
Seguro hay que mirarla
con otros ojos,
tal vez más comprensivos,
quizás más paternales
pero nunca dejarle
en un pozo de olvido.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Ilustración: dibujo de Jaime –Max Magariños Sánchez, artista español)


No hay comentarios:

Publicar un comentario