jueves, 27 de agosto de 2015

ÁRBOL SOLITARIO (soneto)



Lo acarician las brisas, solitario,
atesora secretos de la vida
y a su amparo una lágrima escondida
resplandece con cada calendario.

Por la trama de su verde vestuario
silba el viento su copla repetida,
como un lamento de una vieja herida
que recita su antiguo poemario.

Sin embargo, amanece y la campiña
despierta con el pájaro y su trino
y ese sol que aparece en el camino.

Al pie del vegetal envejecido
relucen flores que alguien le ha traído
y tienen el aroma de una niña.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Imagen de la web)   

No hay comentarios:

Publicar un comentario