viernes, 11 de septiembre de 2015

DESALIÑO (soneto)



Si me quieres imaginar sonriente,
lee estos versos que hago con cariño,
con la misma ilusión que tiene el niño
que escapa de mi adentro, de repente.

En ellos voy dejando diariamente
algo de mí y le digo -con un guiño-
a mi espejo, no importa el desaliño,
importa lo que escribo y ve la gente.

A veces me levanto y sin peinarme
transcribo lo que me ha dejado un sueño
(es decir, tú misma y tu andar pequeño)

Y vuelvo a sonreír (sin afeitarme),
con el dulzor que deja en mi universo
tu mirada flotando entre mi verso.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario