lunes, 14 de septiembre de 2015

TANGO (soneto)



Es bonito el silencio de la noche.
Desde las sombras el girar del viento
trae su plácido y helado aliento.
Hiere la calma el paso de algún coche

y en la penumbra muestra su reproche
la arboleda: en su leve movimiento
sube al cielo un reflejo amarillento.
Le da un guiño a la esquina el rojo broche,

un corte que se enfrenta con la nada.
Resuenan unos pasos y un silbido.
En esta calle vacía y apagada

se llena el aire con la triste historia
de aquel tango de nostalgia y de olvido
que azota un nubarrón en  la memoria.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Imagen de la web: Barrio de San Telmo, Buenos Aires)



No hay comentarios:

Publicar un comentario