sábado, 5 de noviembre de 2016

A UNA AMIGA TRISTE




Comprende pequeña, amiga dolida,
lo que estás sintiendo es la misma vida,
la del amor grande y la del vacío,
la del vendaval y la del rocío.

Es toda una trama, es todo un concierto,
no temas que existe un camino abierto,
ve por él con calma, que no haya prisas,
si ahora lloras, mañana habrá risas.

Muy corta es la vida, es tu primavera,
con un sol dorado alumbrando afuera,
con el vuelo ágil de las mariposas
y por tu vereda un aroma a rosas.

Aleja esa angustia, olvida el pasado,
abre la ventana, abre el cortinado,
mírate al espejo ¡eres muy bonita!
deja que se encienda esa flor marchita.

Ten presente algo: no todo perdura,
pasará la hora de la desventura,
y en las claridades de un nuevo día
vendrá a tu lado la luz de alegría.

Ayuda a que seque esa mala herida
que si bien te hallas un tanto perdida,
pasará lo agrio, cesará el tormento.
Sonríe pues, niña, éste es tu momento.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

(Imagen de la web)



No hay comentarios:

Publicar un comentario