miércoles, 9 de noviembre de 2016

¡¡POR QUÉ NO SE CALLAN!!



¡Por qué no se dejan de hacer tanto lío,
por qué no me dejan leer o escribir!
Sus riñas y pullas son un desvarío
que a veces me enojan o me hacen reír.

No pierdan el tiempo en vanas discusiones
¿O lo hacen acaso para hacerse ver?
En oídos sordos no entran agresiones,
es simple la cosa: pónganse a leer.

Si hasta cuando duermo sueño con ustedes,
revolviendo todo, todo mi universo,
gritando, corriendo, trepando paredes...
¡Si no me concentro no sale ni un verso!

A ver si me entienden, MIS QUERIDOS NIETOS,
por favor ya basta de tantos barullos
sosiéguense un poco, los quiero muy quietos,
así, tranquilitos, que no hayan murmullos.

Derechos reservados por Ruben Maldonado.

Sólo se trata de  un regaño a mis revoltosos nietos,  los amo mucho, pero…

(Imagen de la web)

No hay comentarios:

Publicar un comentario